Con esta apertura del salmo, David estaba confiado y esperanzado. Con fe le dio a Dios el título que anhelaba que cumpliera: ser Su Roca en la presente temporada de dificultades. David decía esto también con esperanza, porque en ese momento sentía que Dios se había desentendido de él. Es un hecho notable que, en toda la literatura del Antiguo Testamento, ‘roca’ está reservado como una figura de la Deidad… nunca para el hombre.

David sentía que la tumba estaba cerca – y que, si Dios no intervenía, no viviría mucho. La respuesta e intervención de Dios (lo opuesto a ser dejado por Él) era lo que David necesitaba y anhelaba. La situación es probablemente una enfermedad o una profunda desesperación, y el miedo no es el miedo a la muerte como tal, sino a la muerte con una desgracia inmerecida. David usó las técnicas poéticas de repetición y paralelismo para decir esencialmente lo mismo de dos maneras. Su oración era un clamor a Dios, y su cuerpo se colocaba en la postura tradicional de oración (cuando alzo mis manos).

Él felizmente sabía que su vida era diferente a la de los que hacen iniquidad, y pidió que Dios lo tratara de manera diferente que a los malos. Cuando David pensó en describir a los inicuos, comenzó a notar que eran falsos en sus palabras, escondiendo la maldad en su corazón. En sus propias temporadas de pecado, David se arrojó a la misericordia de Dios y pidió ser perdonado por sus acciones pecaminosas. Aquí, oraba para que se aplicara un juicio severo a los malvados, para que Dios los tratara de acuerdo con sus obras malvadas. Para enfatizar el punto, David repitió la misma idea en cuatro frases diferentes: Conforme a su obra, conforme a la perversidad de sus hechos, conforme a la obra de sus manos, dales su merecido. Los impíos se olvidan de Dios, pero Él no se olvida de ellos. Dios promete darles lo que merecen a quienes lo rechacen.

Es hermoso decir: “mi fortaleza” y “mi escudo”. Algunos tienen un conocimiento teórico de Dios como fuerza o escudo, sin conocer la bondad de ello en sus vidas individuales. David sabía que Dios respondió a su oración, quizás incluso antes de que la respuesta estuviera a la mano. Es un refinamiento moderno en teología que enseña que ningún hombre puede saber cuándo Dios escucha y contesta sus oraciones. La verdadera religión no sabe nada de estas abominaciones; enseña a sus devotos a orar a Dios, a esperar una respuesta de él y a esperar que el Espíritu Santo dé testimonio con sus espíritus de que son hijos e hijas de Dios. La palabra ungido (mashiach) nos recuerda al Ungido supremo, Jesús el Mesías. Su ungido está seguro en el Mesías y, por lo tanto, fuerte y a salvo.

David concluye este salmo con una serie de breves oraciones pidiendo a Dios que traiga a su pueblo lo que necesita y anhela. El salmo comenzó con un pedido de ayuda personal y rescate, pero al final del salmo, la preocupación de David es por el pueblo del Señor en su conjunto. Todo lo que es querido por el amado es querido por el que ama. No se puede amar al pastor sin tener un gran interés en todo lo que le interesa, y especialmente en las ovejas de su prado y el pueblo de su mano. Por lo tanto, cuando estés más cerca del Señor, es casi seguro que comenzarás a suplicar su herencia y a decir: Salva a tu pueblo; bendícelos, aliméntalos y susténtalos para siempre.

Salva: El pueblo de Dios necesita ser rescatado, y esto lo buscan en Dios. Bendice: El pueblo de Dios necesita Su bendición y favor, y lo reciben al ser Su heredad. Pastoréales: El pueblo de Dios necesita Su cuidado y guía como un pastor guía a su rebaño. Raah [pastor] significa tanto alimentar como gobernar. Apaciéntalos como el pastor a su rebaño; gobiérnalos, como un padre hace a sus hijos. Susténtales: El pueblo de Dios necesita la presencia constante y sustentadora de Dios – y la necesita para siempre. Jesús no solo nos lleva a pastos verdes y aguas tranquilas. Él nos sustenta y lo hace para siempre. Nunca se cansa, aunque imparte un descanso infinito; nunca cesa ni por un momento su cuidado de pastor.

Pastor Carlos Umaña Comunidad Cristiana Lifehouse.