Somos la iglesia universal de Cristo, compuesta por todo aquel que le ama y desea servirle. No pertenecemos a ninguna denominación establecida, ni estamos afiliados a ningún grupo en especial, en este sentido no somos ni bautistas, pentecostales, ni de ninguna otra denominación, somos cristianos comprometidos con el mensaje del evangelio y dispuestos a darlo todo por el Señor. Esto no quiere decir que no podamos tener relaciones fraternales con otros grupos; por el contrario, creemos que lo que hemos recibido de gracia, y así mismo debemos compartirlo y si hay alguien interesado en fraternizar con nosotros estaremos en la mayor disposición de enseñar y aprender. Nuestro modelo de evangelización: No practicamos los modelos tradicionales de evangelización porque estamos convencidos que el Señor Jesús lo que nos manda a hacer es a estrechar lazos de amor y amistad con las personas, por lo tanto, nuestro modelo de evangelización consiste en algunos pasos muy simples que les hemos llamados las tres D: Desarrollando amistades: Consiste en identificar a las personas, sea vecinos, personas del barrio, del trabajo o del estudio, especialmente personas con las que no tenemos ninguna relación. Y tratar de convertirnos en sus amigos. Descubriendo historias: Buscar la forma de hacernos conocidos por ellos brindando sinceramente nuestra amistad para conocer sus historias y que conozcan las nuestras. Discerniendo los pasos a seguir: Interesarnos profundamente en las vidas de ellos para saber que los llevo a donde hoy se encuentran. Una vez que hemos dado estos pasos lo que sigue es guiarlos al conocimiento del Señor de la siguiente manera: Mostrarle a Cristo con cuatro pasos sencillos: a) ¿Quién es Jesús? b) ¿Qué clase de trabajo hizo Jesús? c) ¿Que hace Jesús hoy? d) Crea en Jesús. Si y solo sí, la persona da el paso de aceptar a Jesús en su corazón, le invitamos respetuosamente a congregarse y ponemos a disposición nuestra comunidad. No queremos presionar a las personas o asustarlas simplemente queremos ser amigos cercanos, estamos convencidos que es más fácil hablarle de Cristo a un amigo que a un desconocido. No desmeritamos los demás métodos evangelísticos, pero este es el nuestro. Algo muy importante: No nos interesa traer miembros a la iglesia, sino llevar almas al cielo.