Jesús, se apartó de allí: Nuevamente, esto no fue por cobardía sino por entendimiento del tiempo del Padre, y también del tiempo profético. Jesús podía escapar de la violencia potencial de Herodes, pero no podía escapar de la atención de la gente. A pesar de que los líderes religiosos y políticos se opusieron a Jesús, Él todavía era popular entre la gente.

Y saliendo Jesús, vio una gran multitud, y tuvo compasión de ellos. La gran compasión de Jesús por la gente lo movió a sanar a los enfermos y a enseñarles. Jesús lo hizo hasta que anochecía. Su compasión llena de gracia por las multitudes exigentes fue extraordinaria. Jesús había venido a buscar paz, tranquilidad y soledad; En su lugar, encontró una gran multitud exigiendo ansiosamente lo que Él podía dar. Él pudo haberse resentido fácilmente con ellos. ¿Qué derecho tenían ellos de invadir su privacidad con sus continuas demandas? Jesús y los discípulos pudieron haber hecho varias excusas legítimas. “Este no es el lugar correcto”. “Este no es el tiempo correcto”. “La gente se puede cuidar de sí misma”. Ciertamente, no había necesidad física para alimentar a esta multitud. Estas eran personas que estaban acostumbradas a saltarse comidas, y ciertamente no esperaban nada. Sin embargo, Jesús tuvo compasión de ellos. Su compasión fue grandiosa: La palabra original es muy expresiva; todo su ser se conmovió hasta su profundidad más baja y, por lo tanto, procedió de inmediato a hacer milagros de misericordia entre ellos.

Ante la iniciativa de los discipulos de despedir a la gente para que vayan a sus casas a comer Jesús les dice: Denles ustedes de comer: Con esto, Jesús retó a la compasión y la fe de los discípulos. Sin embargo, no les pidió que hicieran algo para satisfacer la necesidad sin guiarlos también a través de la obra. La gente tiene hambre, y los religiosos vacíos solo ofrecen alguna ceremonia o palabras vacías que nunca pueden satisfacer, los ateos y escépticos tratan de convencerlos de que no tienen hambre en absoluto, el exhibicionista religioso les da videos y luces luminosas y música llamativa, el animador les da acción ruidosa y rápida, tan ruidosa y rápida que no tienen tiempo de pensar. ¿Quién les dará el pan de vida?

Las circunstancias no pueden ser la necesidad de retirar a la gente. No vas a tener circunstancias tan difíciles ni tan fáciles para no necesitar a Jesús. No hay nada en Jesús que te haga querer irte. No hay nada en el futuro que te dará la necesidad de abandonarlo.

Lo que encontraron los discípulos fueron cinco panes y dos peces. Estos lo obtuvieron de un niño pequeño entre la multitud según Juan 6:9 Es mucho para el crédito de los discípulos que ellos viajaban ligeramente, sin cargar con mucha comida para ellos. Confiaban en Jesús para asegurarse de proveer todo lo necesario.

El Maestro mandó a la gente recostarse sobre la hierba: Este comando sugiere que esto era más que solo poner comida en sus estómagos; eso podría hacerse de pie. La idea era que hubiera un poco de ambiente de gozo, tipo banquete. Jesús bendijo al Padre por la comida que sí tenía. Quizá oró una oración judía familiar antes de comer: “Bendito eres Tú, Jehová nuestro Dios, Rey del universo, quien nos ha traído el pan de la tierra”. Partió y dio los panes a los discípulos, y los discípulos a la multitud: Este milagro demuestra la autoridad total de Jesús sobre la creación. Sin embargo, Él insistió en hacer el milagro a través de las manos de sus discípulos. Él lo pudo haber hecho directamente, pero quiso usar a los discípulos. Nadie en realidad sabía de dónde venía este pan. Jesús nos mostró que Dios puede proveer recursos que no podemos ver ni percibir de ninguna manera. Es más fácil tener fe cuando pensamos que sabemos cómo Dios puede proveer, pero Dios a menudo provee de maneras inesperadas y que no se pueden descubrir. No solo fue abundante la provisión de Dios, sino que Dios tampoco quería que las sobras se desperdiciaran. Por lo tanto, tomaron medidas para preservar lo que quedaba y recogieron lo que sobró de los pedazos, doce cestas llenas.

El número de 5,000 hombres sugiere un total de 15,000 a 20,000 personas cuando se incluye a las mujeres y los niños en el conteo. La prominencia de esta historia –registrada en los cuatro evangelios– muestra que tanto el Espíritu Santo como la iglesia primitiva pensaron que esta historia era importante, e importante como más que un ejemplo del poder milagroso de Jesús. Muestra que Jesús pudo alimentar al pueblo de Dios, así como Israel fue alimentado en el desierto. Había una expectativa común de que el Mesías restauraría la provisión de maná, y esto se añade a las credenciales mesiánicas de Jesús. Esto es, posiblemente un avance del gran banquete mesiánico que el Mesías disfrutará con Su pueblo. La alimentación de los 5,000 también nos da tres principios con respecto a la provisión de Dios. · Agradece a Dios por, y usa sabiamente, lo que tienes. · Confía en los recursos ilimitados de Dios. · No malgastes lo que Él te da.

Pastor Carlos Umaña Comunidad Cristiana Lifehouse.