Aconteció en un día de reposo: Clarke, junto con otros, cree que esta frase se refiere al primer sábado después de la Pascua. Existen algunas complicaciones textuales aquí, y la idea puede ser simplemente “en el día de reposo”. Los discípulos arrancaban espigas y comían, restregándolas con las manos: No había nada malo con lo que hacían. Su recolección de cosecha no se consideraba robo, según la provisión para los pobres de la tierra dada en Deuteronomio 23:25. El problema fue con el día en que lo hicieron. Los rabinos crearon una lista elaborada de elementos relevantes para el sábado de que “hacer” y “no hacer” y esto violaba uno de los elementos en esta lista. Este enfoque del sábado continúa hoy entre los judíos ortodoxos.

A principios de 1992, unos inquilinos dejaron que tres departamentos en un barrio ortodoxo en Israel se quemaran mientras preguntaban a un rabino si una llamada telefónica a los bomberos en el sábado violaría la ley judía. A los judíos observantes se les prohíbe usar el teléfono en sábado, ya que al hacerlo se rompería una corriente eléctrica, lo que se considera una forma de trabajo. En la media hora que le tomó al rabino para decir “sí”, el fuego se extendió a dos apartamentos vecinos. En este tiempo, muchos rabinos llenaron el judaísmo con rituales elaboradas relacionadas con el día de reposo y la observación de otras leyes. Los antiguos rabinos enseñaban que en sábado estaba prohibido atar un nudo, excepto que una mujer podía atar un nudo en su cinturón. Entonces, si un balde de agua tenía que ser levantado de un pozo, no se podía atar una cuerda al cubo, pero una mujer podía atar su cinturón al balde y luego a la cuerda. Es posible leer meticulosamente las Escrituras, conocer la Biblia de principio a fin, poder citarla textualmente y pasar cualquier examen y, sin embargo, perder por completo su significado real.

La referencia al uso de David del pan santo (panes de la proposición, o pan de la Presencia) en 1 Samuel 21:1-6 mostró el primer principio: la necesidad humana es más importante que el ritual religioso. Esto es exactamente lo que muchas personas, inmersas en tradición, simplemente no pueden aceptar. El segundo principio era aún más dramático. Jesús dijo que Él es el Señor del día de reposo, y el Señor del día de reposo no se ofendía por las acciones de Su discípulo, por lo cual estos líderes religiosos no deberían haberse ofendido. Lucas mostró la resistencia creciente a Jesús y a Sus seguidores. Sin embargo, Jesús todavía asistía a los servicios de la sinagoga y no abandonó la reunión del pueblo de Dios, aunque podríamos pensar que tenía razones para hacerlo. Por sus propias acciones, los fariseos admitieron que Jesús tenía el poder de Dios para obrar milagros, sin embargo, trataban de atraparlo. Era como si un hombre pudiera volar y las autoridades lo arrestaran por no aterrizar en los aeropuertos. Los líderes religiosos asechaban a Jesús, pero sin corazón de amor por Él. Podemos ver a Jesús, pero aún estar lejos de nuestros corazones de Él. Incluso puede ser que deliberadamente hayan acosado a Jesús trayendo al hombre enfermo a la sinagoga. Tal vez tenían una expectativa de que Jesús haría un milagro tan grande como el que habían hecho sus seguidores.

¿Es lícito en día de reposo hacer bien, o hacer mal? ¿Salvar la vida, o quitarla?: En Su pregunta a los líderes religiosos, Jesús enfatizó la verdad acerca del sábado. Nunca hay un día malo para hacer algo realmente bueno. En el enfoque legalista adoptado por los líderes religiosos del tiempo de Jesús (que fue más allá de los mandamientos de la Biblia), claramente descuidaron los actos de compasión y amor hacia los necesitados. El cristiano moderno tiene el reto de mostrar amor y compasión a todos, y defender fielmente el estándar moral claramente establecido de Dios en asuntos de controversia social. Cuando Jesús le mandó al hombre: Extiende tu mano, le ordenó hacer algo imposible en su condición actual. Pero Jesús mismo, dio el mandato y la capacidad de cumplirlo, y el hombre puso el esfuerzo y fue sanado. La reacción de los líderes religiosos fue impactante, pero cierta. Cuando Jesús hizo este milagro en sábado, satisfizo las necesidades de personas sencillas y rompió las tradiciones religiosas mezquinas del establecimiento. Obviamente, su furor y conspiración para asesinar (hablaban entre sí qué podrían hacer contra Jesús) eran violaciones mucho más mayores del sábado, más que la curación de la mano seca del hombre.

Jesús reprendió a los líderes religiosos de Sus días por este tipo de corazón. Él dijo de ellos: Porque dejando el mandamiento de Dios, se aferran a la tradición de los hombres: El lavar los jarros para beber; y hacen otras muchas cosas semejantes. Les decía también: Ustedes invalidan el mandamiento de Dios para guardar su tradición que han transmitido. Jesús no estaba tratando de reformar el sábado. Trató de mostrar que, en su comprensión del sábado, perdieron el punto. Un legalista quiere debatir las reglas, pero el punto no era cuales eran las reglas correctas; el punto era la forma básica de acercarse a Dios. Enfatizamos que no se basa en lo que hacemos por Él, sino que se basa en lo que Él ha hecho por nosotros en Jesucristo.

Pastor Carlos Umaña Comunidad Cristiana Lifehouse.