La historia no registra ningún cumplimiento adecuado de estas palabras de Jesús en el año 70 d. C. o inmediatamente después. Jesús aquí miró los aspectos más lejanos del cumplimiento final de su regreso y el final de las eras. Esta clase de caos y calamidad total es descrita con horribles detalles en Apocalipsis 6, 8-9, y 15-18. Todo esto culminará con el dramático y espectacular regreso de Jesús, viniendo con su iglesia a esta tierra. Jesús ha cambiado de describir eventos que ya han pasado (desde nuestra perspectiva) a describir eventos que aún no han sucedido. Las cosas que comiencen a suceder son descritas en Lucas 21:25-27. Jesús les asegura a los creyentes en la tierra en ese tiempo que estén listos, porque el tiempo de gran tribulación que experimentan no será para siempre, sino que Jesús regresará en gloria pronto.

La higuera es solo un ejemplo de un árbol que brota antes del verano; ninguna referencia especial a Israel parece intentarse (como se indica en las palabras, y todos los árboles). La idea es que cuando la higuera brota, hay un resultado inevitable, el verano está cerca y los frutos llegarán. De la misma manera, cuando estas señales se vean, la venida de Jesús en gloria con su iglesia a este mundo inevitablemente seguirá.

Jesús no se refirió a su propia generación y la de los discípulos, sino de la generación que vea esas señales; ellos también verán el final. Esta es la promesa de Dios de que Él no prolongará lo que Jesús llamó la Gran Tribulación (Mateo 24:21) para siempre.

También hay un fuerte caso que se debe hacer para afirmar que Jesús se refería a los judíos por el término: esta generación, significando que ellos no perecerían (a pesar de la terrible persecución e intento de genocidio) hasta que estas cosas se cumplieran. Genea puede significar tres cosas: (1) los descendientes de un ancestro común; (2) un grupo de personas nacidas al mismo tiempo; (3) el período de tiempo ocupado por tal grupo de personas, constantemente en el sentido de un grupo sucesivo de personas. No puede ser dicho… por lo tanto, que genea necesariamente significa generación.

Ningún simple hombre puede decir esto sinceramente. Jesús afirmó que sus palabras eran las mismas palabras de Dios, y lo son. Debemos de mirar por nosotros porque hay ciertas cosas que lo harán a uno desprevenido: glotonería y embriaguez y de los afanes de esta vida. Cada una de estas cosas puede hacer que no estemos preparados para el día del regreso de Jesús. Hacen que el corazón se cargue. De acuerdo a Morris, embriaguez literalmente se refiere a la resaca que llega después de un tiempo de intoxicación. Jesús habló de su venida desde un ángulo diferente. En Lucas 21:25-26, habló de la terrible calamidad que sacudirá a la tierra antes de la venida de Jesús. En Lucas 21:34-36 Jesús dijo que Él vendrá repentinamente, como un lazo, y enfatizo la importancia de estar listo. Esto se debe a que la segunda venida de Jesús tiene dos aspectos diferentes, separados por un tiempo apreciable. El primer aspecto llega repentinamente, de forma inesperada, como un lazo, en un tiempo de paz y seguridad. El segundo llega con gran anticipación a un mundo casi destruido por el juicio de Dios, con la venida de Jesús a la tierra desde el cielo acompañado por su pueblo.

Aquellos que estén listos para el primer aspecto de su venida serán tenidos por dignos de escapar de todas estas cosas, las cosas de gran calamidad que vendrán sobre la tierra. En su lugar, ellos van a estar en pie delante del Hijo del Hombre. Estos son aquellos que serán tomados, junto con Jesús, para reunirse con el Señor en el aire (1 Tesalonicenses 4:17), para escapar de la tribulación que vendrá sobre la tierra.

Lo que Jesús hablo en esta parte del registro de Lucas en el Discurso de los Olivos se aplica a todos aquellos de toda la tierra, no solamente a aquellos que vivían en Jerusalén o en Judea. Esto habla de mucho más que lo que le sucedió a Jerusalén en el año 70 d. C. Debido a que esto es relevante para toda la tierra, debemos de velar. Cualquiera que esté velando nunca será atrapado en un lazo; un fallo en velar nos impide estar listos.

Jesús les dijo a sus seguidores que deben estar orando, para que pudieran ser dignos de escapar de todas estas cosas que vendrán. Las buenas noticias en Jesús es que no tenemos que pasar a través de esta calamidad que viene. Él se llevará a todos los que estén listos antes de que esta calamidad comience. En un sentido menor y más inmediato en lo concerniente a la destrucción de Jerusalén, aquellos que escucharon y obedecieron a Jesús escaparon de la terrible destrucción que vino sobre la ciudad. En lo concerniente a la destrucción mucho más grande que se aproxima sobre toda la tierra, aquellos que escuchen y obedezcan a Jesús podrán escapar de la terrible destrucción que vendrá. Lucas enfatiza el carácter público y abierto del trabajo de enseñanza de Jesús, incluso enseñando por la mañana en el lugar más público de Jerusalén. Jesús no se escondió en estos días poco antes de su traición, arresto y crucifixión. Como muchos galileos que vinieron a Jerusalén para Pascua, Jesús esencialmente acampó a los alrededores del monte de los Olivos en los días antes de Pascua.

Pastor Carlos Umaña Comunidad Cristiana Lifehouse.