Aunque la oposición contra Jesús continuó aumentando, al parecer todavía fue bienvenido en algunas sinagogas, incluso en este momento tardío en su ministerio. Aparentemente, la condición física de esta mujer se debió a una causa espiritual. Estamos mal al pensar que los problemas espirituales causan todos los problemas físicos, pero también es un error pensar que los problemas espirituales nunca pueden causarlos. Durante dieciocho años, esta mujer no había mirado el sol, ninguna estrella de noche había alegrado su mirada; su rostro estaba inclinado hacia el polvo, y toda la luz de su vida era tenue: caminaba como si buscara una tumba, y no dudamos que a menudo ella sentía que hubiera sido alegría haber encontrado una. Esta mujer a veces se usa como un ejemplo de un creyente que puede ser poseído por un demonio. Tan piadosa como pudo haber sido, no fue nacida de nuevo por el Espíritu de Dios, porque la obra de Jesús aún no se había realizado en la cruz. Creemos que los cristianos no pueden ser poseídos por demonios; no porque sean buenas personas que van a la iglesia, sino porque son nuevas criaturas en Jesucristo y están fuera del alcance de la posesión y el control demoníaco.

Jesús habló una palabra de compasión y de autoridad a la mujer. Él también puso las manos sobre ella, dándole un toque compasivo. La mujer fue a la sinagoga durante 18 años y permaneció en cautiverio, hasta que finalmente se encontró con Jesús en la sinagoga. Jesús mostró Su completo dominio de la enfermedad y la deformidad, sin importar si la causa fuera espiritual o física. La mujer estaba feliz de haber decidió ir a la sinagoga ese día de reposo. Pudo haberla llamado desde lejos y decirle: ‘Se sana’, pero no lo hizo, porque quiso mostrar Su simpatía especial por un triste caso de sufrimiento.

Puede sorprender que el principal de la sinagoga estuviera tan molesto por un milagro tan maravilloso, pero es importante recordar cuán fuertemente muchos de los judíos se apegaban a sus leyes y costumbres sabáticas. Parecería como si el demonio que había dejado el cuerpo de la mujer se hubiera metido en su corazón. Él no tenía la capacidad o la autoridad para sanar en cualquier día de la semana; sin embargo, objetó que Jesús hiciera esto en día de reposo. Ni siquiera tuvo el coraje de hablar directamente con Jesús. Dirigió su protesta a las personas que esperaban. El Maestro con autoridad, se enfrentó al principal de la sinagoga que valoraba las extensiones extremas de los mandamientos bíblicos más que el poder compasivo y transformador de Jesús para sanar a una mujer muy afligida. Tú, hipócrita finges celo por la gloria de Dios, cuando es solo el funcionamiento de tu corazón malicioso, insensible y poco caritativo. La respuesta de Jesús fue simple. Si puedes ayudar a un animal en el día de reposo, ¿por qué no puedes ayudar a una persona que sufre en el mismo día?

Jesús dio varias razones convincentes por las cuales era apropiado mostrarle misericordia, y más apropiado que ayudar a un animal angustiado. Era una mujer; hecha a la imagen de Dios, y por ser mujer, era digna de más atención y preocupación, era una mujer judía, con una conexión de pacto con Abraham. Esto también puede indicar que era una mujer de fe, así como su asistencia a la sinagoga. Ella era alguien que Satanás había atado, y cada día es un buen día para oponerse a la obra de Satanás y liberar a sus cautivos. Estuvo afligida por muchos años, el tiempo suficiente para atraer la compasión de Jesús y de los demás. Jesús usó una palabra fuerte en la lengua griega antigua; la idea era que ella debería ser desatada. Nadie le había dicho que llevaba dieciocho años atada, pero él lo sabía todo. En un minuto había leído su historia y entendido su caso. La mujer fue tan obviamente sanada y el principal de la sinagoga era tan obviamente equivocado que el pueblo se regocijaba por la victoria de Jesús.

A continuación, el Maestro aprovecha para contar un par de parábolas. La explicación tradicional y a menudo más familiar de las parábolas es que describen el crecimiento y la propagación de la influencia de la iglesia. Sin embargo, a la luz de las parábolas mismas y del contexto de las parábolas tanto antes como después, esto debe considerarse como otra descripción de la corrupción en la comunidad del reino. Muchos o incluso la mayoría consideran esto como una hermosa imagen de la iglesia creciendo tan grande que sirve de refugio para todo el mundo. Pero esta planta de grano de mostaza creció anormalmente grande, y albergaba aves, que, en algunas parábolas anteriores, eran emisarios de Satanás. La planta de mostaza habitualmente no crece más allá de lo que uno llamaría un arbusto, y en su tamaño normal es un lugar poco probable para los nidos de pájaros.

El gran crecimiento similar a un árbol grande de este grano de mostaza describe algo antinatural. Además, los árboles a veces se usan en la Biblia para describir a gobiernos humanos y gobiernos malvados. De hecho, este árbol nos recuerda lo que vio Nabucodonosor en su visión. El estudio detallado de las aves como símbolos en el Antiguo Testamento y especialmente en la literatura del judaísmo posterior muestra que las aves simbolizan regularmente al mal e incluso demonios o Satanás. Esta parábola describe con precisión en qué se convirtió la comunidad del reino en las décadas y siglos posteriores a la cristianización del Imperio Romano. En esos siglos, la iglesia creció anormalmente grande en influencia y dominio, y era un nido para mucha corrupción. Las aves alojando en las ramas probablemente se refiere a elementos de corrupción que se refugian en la sombra del cristianismo.

Jesús usó otra imagen sorprendente. Muchos, si no la mayoría, consideran esto como una bella imagen del reino de Dios extendiéndose por todo el mundo. Sin embargo, la levadura se usa sistemáticamente como una imagen del pecado y la corrupción. Habría cierto shock al escuchar el Reino de Dios comparado con la levadura. Tres medidas de harina serían unos 40 litros, lo que haría suficiente pan para una comida para 100 personas, una cocción notable para una mujer común. La idea de esconder la levadura en tres medidas de harina hubiera ofendido a cualquier judío observante. Ciertamente, esta no es una imagen de la iglesia influyendo gradualmente a todo el mundo. Así como la experiencia reciente en la sinagoga mostró algún tipo de corrupción religiosa, Jesús anunció que Su comunidad del reino también sería amenazada por la corrupción y la impureza. Morgan escribió “La parábola del árbol, enseña el crecimiento del Reino en un gran poder; y la segunda, la parábola de la levadura, su corrupción”.

Pastor Carlos Umaña Comunidad Cristiana Lifehouse.