Los hombres de Siquem perdieron su confianza en Abimelec, así que ellos eligieron a un nuevo líder llamado Gaal, el hijo de Ebed. Los hombres de Siquem estaban tan confiados en su nuevo líder y tan seguros que él les podía proteger en contra de Abimelec, que comenzaron a tener fiestas y borracheras, y abiertamente maldijeron a Abimelec, y le retaron a pelear

Cuando Zebul gobernador de la ciudad oyó las palabras de Gaal hijo de Ebed, se encendió en ira: Zebul, el “gerente de la ciudad” de parte de Abimelec, le dijo a Abimelec todo en cuanto a Gaal y su rebelión. Zebul aconsejó a Abimelec que viniera y atacara la ciudad en un ataque sorpresa en contra de los rebeldes de Siquem. Abimelec estuvo de acuerdo y siguió el plan sugerido por Zebul. Entonces Zebul engañó a Gaal, permitiendo que las tropas de Abimelec tomaran posición. Con la ventaja de su posición superior, Abimelec y sus soldados sacaron a Gaal y a sus hombres.

¿Dónde está ahora tu boca? Cuando Zebul supo que Gaal estaba en desventaja, él no pudo resistir el reprenderle por sus palabras orgullosas y arrogantes en contra de Abimelec, un enemigo que él no podía derrotar. Gaal probablemente no estaba preparado para un sitio; así que tenía poca elección, y dejo las murallas de la ciudad atrás y enfrentó a Abimelec a campo abierto.

Con la resistencia de Gaal derrotada, Abimelec vio fácil el establecer su control sobre la ciudad de Siquem de nuevo. Tanto fuera como dentro de la ciudad, ellos efectivamente atacaron y mataron al pueblo de Siquem (incluso aquellos que no estaban directamente involucrados en la rebelión). El pueblo, aparentemente confiados que el asunto estaba concluido, salieron al campo de manera usual para realizar sus ocupaciones diarias. Abimelec entonces se volvió con furia en contra del pueblo de Siquem, y mató a tantos como pudo, y demolió su ciudad.

La ciudad de Siquem no fue reconstruida sino hasta el reinado de Jeroboam I, casi dos siglos después según 1 Reyes 12:25. Esto muestra el problema de seguir a hombre que llega al poder a través de la violencia. Comúnmente, solamente es cuestión de tiempo hasta que la misma violencia se vuelva en contra de aquellos que le ayudaron a llegar al poder.

Pastor Carlos Umaña Comunidad Cristiana Lifehouse.