Jefté galaadita este hombre esforzado y valeroso tenía un trasfondo muy turbio. Su madre fue una ramera, una prostituta pagana común. El área de Galaad era la parte de Israel que estaba al este del Río Jordán, el cual comprendía el territorio de Rubén, Gad, y la media tribu de Manasés. Coincidentemente, el padre de Jefté también era llamado Galaad. Rechazado por su familia debido a su linaje ilegítimo, Jefté habitó en esta área, en lo que sería Siria de nuestros tiempos. Aunque fue rechazado por su familia, Dios bendijo y utilizó a Jefté. Cómo Dios hizo la elección de una persona como esta para ser un libertador de su pueblo; y que le hubiera registrado entre otros dignos, famosos por su fe (hebreos 11). Esto es para el consuelo de los bastardos, si son creyentes, y nacidos de Dios. La cosa que nosotros enfatizamos es que Dios no miró por el mal del cual que él no era responsable. Él le levantó; Él le dio Su Espíritu; Él lo empleó para liberar a Su pueblo en la hora de necesidad. Tob ha sido tentativamente identificada con la moderna el-Taiyibe, cerca de 15 millas al este y noroeste de Ramot-Galaad, en el área desolada que esta justamente fuera de la frontera oriental de Israel, y la frontera noroeste de Amón.

Jefté no fue necesariamente el líder de una banda de criminales. Adam Clarke explica que el término hombres ociosos no significa necesariamente un bandido. La palabra puede, sin embargo, significar en su lugar personas pobres, sin propiedad y sin empleo. Él y su banda probablemente operaba más a la manera de David y su grupo (los cuales aparecieron años después), protegiendo ciudades y asentamientos de los merodeadores. David hizo esto en el tiempo descrito en 1 Samuel 25:4-8, recibiendo paga de aquellos que él ayudaba. Es también posible que ellos solamente despojaban a las aldeas de los pueblos enemigos, tales como los Amonitas.

La nación de Amón, los Amonitas, vivían al sur de Israel. Éstos eran un grupo semi-nómada que descendieron del sobrino de Abraham, Lot. A menudo buscamos a Dios solamente cuando más le necesitamos. Debido a la crisis de los Amonitas, los líderes de Galaad estaban desesperados por un líder hábil, y ellos voltearon hacia Jefté. Ellos estaban dispuestos a darles la autoridad como el jefe sobre Galaad.

Jefté por su parte solamente asumiría el liderazgo en dicha crisis si también él quedara como líder después de la crisis. Él no quería ser rechazado otra vez como un hombre insignificante. Él lo haría delante de Jehová en Mizpa: Este era el mismo lugar adonde el famoso acuerdo entre Labán y Jacob fue hecho (Génesis 31:43-50). La idea de Mizpa (guardia) es, “Si haces de otra manera el acuerdo con esta promesa, Dios lo verá y Él castigará.”

Pastor Carlos Umaña Comunidad Cristiana Lifehouse.