En esta sección, Job reprendió el discurso anterior de Zofar, especialmente donde Zofar criticó a Job por no conocer a Dios y lo comparó con un hombre vano. Job mostró que ciertamente sabía que Dios era grande, que en Él está la sabiduría y el poder, y que era poderoso en el consejo y la inteligencia. El mensaje de Job para sus amigos era claro: “Sí conozco a Dios y lo grande que es. No me critiquen más en este punto.”

Con maravillosa belleza poética y repetición, Job describe el poder y el esplendor de Dios. Él mostró el poder de Dios sobre las cosas (Si él derriba, no hay quien edifique). Solo Él puede crear, y solo Él puede destruir. Nada puede ser aniquilado más que por el mismo poder que lo creó. Este un hecho de lo más notable. Ningún poder, habilidad o astucia del hombre puede aniquilar a la partícula más pequeña de la materia. El hombre, por acción química, puede cambiar una forma; pero el reducirla a nada le pertenece solamente a Dios.

Él mostró el poder de Dios sobre el hombre, el poder de Dios sobre las mentes (Suyo es el que yerra, y el que hace errar), el poder de Dios sobre los sabios (Él hace andar despojados de consejo a los consejeros, y entontece a los jueces), el poder de Dios sobre los gobernantes (Él rompe las cadenas de los tiranos. Él lleva despojados a los príncipes), el poder de Dios sobre los elocuentes (Priva del habla a los que dicen verdad), el poder de Dios sobre la oscuridad (Y saca a luz la sombra de muerte), el poder de Dios sobre las naciones (Él multiplica las naciones, y él las destruye).

Esto puede ser una mofa del himno de credo torcido de Elifaz en donde todo lo bueno sucede a los justos. Difícilmente es una parodia de la sabiduría de Dios, ya que en la introducción al libro de Job se atribuye sabiduría a Dios en combinación con su propósito y entendimiento.

Y desata el cinto de los fuertes, es más literal en el hebreo, el cual es el modismo para privar a alguien de fuerza, porque incapacita al portador para la competencia dejando que las prendas queden sueltas, y por lo tanto obstruyendo el movimiento necesario para mostrar la fuerza. Él quita el entendimiento a los jefes del pueblo de la tierra: Aquí Job extiende su descripción del poder de Dios a la idea de la habilidad de Dios de quitar el entendimiento de hombres incluso más grandes. Cuando Él hace esto, ellos vagan como por un desierto sin camino. Es fácil para Dios hacerlos vagar como borrachos. Todo lo que necesita hacer es quitar el entendimiento, mostrando que la sabiduría y el entendimiento son dependientes de Dios. Nosotros sentimos que Job en realidad se estaba describiendo a sí mismo, como este hombre prominente sin entendimiento, un hombre vagando como por un desierto sin camino, un hombre caminando a tientas en tinieblas y sin luz, que se tambalea como borrachos.

Pastor Carlos Umaña Comunidad Cristiana Lifehouse.