Los hijos de Israel salen de Egipto. Este era el momento que todos los capítulos previos de Éxodo habían anticipado. Israel ahora era libre, y Faraón y sus ejércitos no les detuvieron mientras ellos partían desde el centro de Ramesés a Sucot. Ya que Sucot significa refugio, puede que no describa a un campamento temporal en lugar de una ciudad egipcia que existía allí. Es fácil el imaginar las celebraciones (y la tensión) en Sucot esa noche. Al reunirse todos en Sucot, como 600,000 hombres (además de los niños o mujeres) dejaron Egipto. La cantidad de seiscientos mil hombres nos da una población aproximada de quizás dos millones de personas que dejaron Egipto hacia la Tierra Prometida. Aún así, al tiempo que llegaron a Canaán ya era ciertamente gran multitud (para utilizar el término de los historiadores).

No todos los 600,000 eran Israelitas. Muchos egipcios (y quizás otros extranjeros) se fueron con ellos, debido a que el Dios de Israel demostró que Él era más poderoso que los dioses de los egipcios. En hebreo dice ‘muchedumbre’, de la misma raíz que es usada en 8:21 para describir la plaga de las moscas. Otra vez Dios hizo de la obediencia una necesidad para el caso de los panes sin levadura.

Aparentemente, el Éxodo de Egipto empezó el mismo día que su 430 aniversario de estadía de Israel en Egipto. Esta es evidencia notoria de que Dios a menudo cumple las promesas en aniversarios de eventos importantes o profetizados. Dios tuvo el propósito de hacer este evento un día para recordar por Su obra redentora de Israel. En este sentido, la liberación de Egipto fue un evento similar a la cruz del Antiguo Testamento. La frase de salieron de la tierra de Egipto se repite 56 veces en la Biblia después de esta referencia. Dios quería que Su pueblo recordara la liberación que dio a Israel de Egipto. Para compartir de la Pascua, uno debía hacerse parte del pueblo de Israel. El recibir el pacto de la circuncisión y participar de la pascua son parte del mismo paquete. La Pascua era celebrada a nivel familiar. Cada casa la celebraba. Ningún hueso del cordero de Pascua debía ser quebrantado. Esto miraba hacia Jesús, el definitivo cordero de Pascua, quien no tuvo ningún hueso roto aún en Su crucifixión. Todos los que eran parte de Israel debían de guardar la redención de la Pascua. No podrías ser parte del pueblo de Dios y no compartir la Pascua. En este sentido, la Pascua significaba todo esto y aún más para los cristianos. Como dijo el apóstol Pablo: Desháganse de la vieja levadura para que sean masa nueva, panes sin levadura, como lo son en realidad. Porque Cristo, nuestro Cordero pascual, ya ha sido sacrificado. Así que celebremos nuestra Pascua no con la vieja levadura, que es la malicia y la perversidad, sino con pan sin levadura, que es la sinceridad y la verdad. 1Corintios 5: 7,8 Israel guardó los mandamientos de Dios que Moisés les habló. Su fe y obediencia salvó a sus primogénitos, hirió a los egipcios, y les liberó de Egipto. Cuando Israel se fue de Egipto, fue una nación que nació en un día. Era como si los 430 años fuera el tiempo de gestación durante la cual el bebé crece. Las plagas fueron como labores de parto antes de nacer y ahora la nación había nacido.

Pastor Carlos Umaña Comunidad Cristiana Lifehouse.