Observemos que Bezaleel se apresuró a cumplir con la tarea encomendaba por el Señor lo más rápido que le fue posible. La obra de Dios debe ser echa con alegría, con sumo agrado. En su carta a los Romanos 14; 5, el apóstol Pablo dijo: Cada cual esté plenamente convencido según su propio sentir. Así es como debemos servir al Señor. Tenemos que estar plenamente convencidos que le estamos sirviendo a Él porque así lo deseamos y porque estamos ansiosos por agradarle. Otra vez, el mismo apóstol Pablo dejo en su primera carta a los Corintios 9:16: ¡ay de mí si no predico el evangelio! Pablo realmente quería anunciar el mensaje del Evangelio.

Parece como si en este capítulo estuviésemos recorriendo nuevamente el relato de los diferentes elementos y partes del Tabernáculo. Aunque suene como una repetición, antes se nos dio el proyecto del Tabernáculo y ahora, llegamos a la ejecución misma del trabajo. No solamente necesitamos el proyecto y los materiales, sino que necesitamos ver cómo se iniciaron los trabajos, que son los que se inician en este capítulo.

A continuación, tenemos un párrafo que se ocupa de las cortinas. Esta era la serie de cortinas para todo el tabernáculo, que continuó durante la marcha por el desierto. Era el cerco exterior. El lino fino torcido egipcio nos habla de la justicia de Cristo, de Su carácter y de Su obra. Nos recuerda la justicia que Él nos provee para revestirnos, de manera que podamos estar en la presencia de Dios. Lo importante a considerar es que Cristo es adecuado para satisfacer nuestras necesidades. Él puede salvarnos, liberarnos y guardarnos. Sin recurrir a la lectura del texto y para resumir los detalles del mismo, consideraremos ahora: Las tablas y las bases

Las cortinas de pelo de cabra, la cubierta de pieles de carnero, las tablas y las bases, también nos hablan de la persona de Cristo, de una u otra manera. El Tabernáculo medía unos 14 metros de largo por 5 metros de ancho, y de 5 metros de altura. Estaba hecho de madera de acacia y las tablas estaban revestidas de oro. Las tablas medían unos 67 cm de ancho. En la marcha por el desierto resultaban pesadas para llevar y fueron transportadas en carros. (Sin embargo, todos los elementos del mobiliario fueron llevados sobre los hombros de los sacerdotes de la tribu de Leví.) Las tablas de oro debían ser colocadas en forma vertical, pero cada una de ellas tenía ciertas bases para encajar en bases de plata, así que todo el tabernáculo descansaba sobre plata. La plata es figura de la redención.

La estructura del tabernáculo se mantenía unida por barras. Se colocaron argollas en cada tabla y cuando éstas estaban colocadas en su posición, las barras se deslizaban por las argollas y mantenían la tienda firme. El resultado fue, una construcción compacta. También consideremos brevemente. Los velos interior y exterior. El tabernáculo tenía un velo interior o cortina que dividía la parte principal de la tienda en 2 compartimentos; el más pequeño, era el Lugar Santísimo y el más grande, el Lugar Santo. Todo el tabernáculo, pues, ilustraba algún aspecto de la persona y obra de Cristo.

Pastor Carlos Umaña Comunidad Cristiana Lifehouse.