No admitirás falso rumor: Este mandamiento está relacionado con el siguiente porque la circulación de un falso rumor era y es una forma fundamental de concertar con el impío y de seguir a los muchos para hacer mal. La única manera de obedecer este mandato es detener el falso rumor. No hacer nada o permanecer neutral es permitir que circule el falso rumor. El inventor y el receptor de informes falsos y difamatorios son casi igualmente criminales. La palabra parece referirse a cualquiera de los dos, y nuestros traductores han conservado muy adecuadamente ambos sentidos.

Testigo falso: Mejor traducido como ‘testigo en un cargo de violencia’, porque la idea es que el veredicto será fatal para el acusado.

No seguirás a los muchos para hacer mal: Siempre ha estado en la naturaleza del hombre seguir a los muchos para hacer mal, desde el momento en que Adán siguió a Eva al pecado. Es fácil y peligroso el inclinarse a los más para hacer agravios, seguir a nuestros pares y a la opinión popular. Cuando hacerlo promueve un falso rumor o pervertimos la justicia, esto es pecado.

Ni al pobre distinguirás en su causa: No se le debía de mostrar parcialidad al pobre; los pobres no debían ser favorecidos solo porque eran pobres, como tampoco los ricos debían ser favorecidos por ser ricos. Los hechos de un caso y los principios de la justicia deben decidir una disputa, no la alta o baja posición, ni la condición de víctima percibida por los involucrados.

Si encontrares el buey de tu enemigo o su asno extraviado, vuelve a llevárselo: Este mandato de hacer bien a tu enemigo era importante. Mostraba que la bondad y generosidad en Israel no solo se requería para los que uno amaba y estimaba, sino para todos. Puede que uno no necesite mandamiento para hacer esto por un amigo, pero era necesario para el enemigo y para el que te aborrece. El principio era claro: Lo que tú sientas por otros no determina el buen o mal comportamiento hacia ellos. Hay principios de justicia que deben observarse por encima de nuestros sentimientos.

No pervertirás el derecho de tu mendigo en su pleito: Dios sabía que siempre era fácil ser negligentes con el mendigo a la hora de administrar justicia. Ser mendigos no les da derechos especiales en una disputa legal, pero nunca debe evitar que ellos obtengan una audiencia en justicia.

De palabra de mentira te alejarás, y no matarás al inocente y justo: La promoción de la verdad era esencial bajo la ley de Dios. Dios sabía cuánta maldad e injusticia se justifica entre los hombres por las mentiras, por lo que enfatizó la verdad en la vida diaria y las prácticas legales de Israel.

No recibirás presente; porque el presente, ciega a los que ven, y pervierte las palabras de los justos: En la promoción de la justicia, Dios también puso mandamiento en contra de los sobornos. Específicamente, dio órdenes en contra de tomar un soborno; los que dan sobornos no pueden existir sin los que los reciben.

Dios le ordenó a Israel que mostrara bondad y justicia hacia aquellos con los que quizás no fueran amables por naturaleza. En épocas posteriores, algunos rabinos enseñaron que existía la obligación, o al menos un permiso, de odiar al enemigo. Aquí, la justicia y la bondad se le ordenó incluso al que te aborrece, tal como lo dejó claro Jesús en la parábola del buen samaritano. Jesús simplificó estas leyes que promovían la amabilidad y un comportamiento justo en la comunidad de Israel: Amarás a tu prójimo como a ti mismo.

El principio del día de reposo aplicaba a más que la semana laboral. También había años sabáticos, en donde la tierra se dejará libre un año de cada siete. Por tradición, algunos en Israel lograron esto cultivando solo seis séptimas partes de su tierra a la vez, y practicando un método de rotación de cultivos. Una razón por la que Dios ordenó el año de reposo fue para darles de comer a los pobres, ya que se les permitía cosechar y procesar lo que crecía sin plantar del terreno libre. Esta era una forma de ayudar a los pobres que exigía que los terratenientes se abstuvieran de obtener el máximo beneficio y que los pobres trabajaran para ayudarse a sí mismos. Y finalmente Dios prohíbe que se nombre a otros dioses: El día de reposo debía ser dedicado al Señor Dios, y no a ningún dios extranjero o falso.

Pastor Carlos Umaña Comunidad Cristiana Lifehouse.