En el idioma original, hay un artículo antes de idolatría, literalmente diciendo la idolatría. Pablo se está refiriendo específicamente a la idolatría en los templos paganos. Aunque los cristianos corintios podrían tener la libertad de comprar carne en la carnicería del templo pagano y prepararla en sus propios hogares, ellos deberían huir de la idolatría con respecto al restaurante del templo pagano. Utilizando el ejemplo de Israel, en su periodo de idolatría, Pablo les dice a los corintios que no participen en las cenas servidas en el templo pagano.

Ya que los corintios tendían a enorgullecerse de su “sabiduría,” Pablo los desafía – si son realmente sensatos – para considerar lo que él dice en el verso 16. El punto de Pablo puede parecer obscuro para nosotros, pero era claro para alguien de esa cultura antigua. Justo como la práctica cristiana de la comunión habla de unidad y comunidad con Jesús, por lo que estos banquetes paganos, ofrecidos en honor a ídolos, hablan de unidad con demonios que se aprovechan de alabanza mal dirigida. Comer en un banquete del templo pagano era tener comunión en el altar de ídolos. La palabra partícipes es la misma palabra (koinonia) para comunión en 1 Corintios 10:16 y partícipes en 1 Corintios 10:20. En el pensamiento de esa parte del mundo antiguo, comer en la misma mesa que alguien indicaba amistad y comunión con esa persona. Ya que comieron de un solo pan, eso los hizo un cuerpo, porque ustedes compartieron la misma comida en la misma mesa. Por tanto, comer en la mesa de un restaurante del templo pagano no era tan inocente como parecía. La copa de bendición fue la última copa presentada en la ceremonia judía de la Pascua; esta fue la copa que Jesús bendijo en la Última Cena, y la que se interpreta como “el nuevo pacto en mi sangre.” Cuando los primeros cristianos tomaron la comunión, estaban conscientes de su conexión con la Pascua, y con la última cena de Jesús con Sus discípulos.

Pablo ya ha reconocido que un ídolo nada es en el mundo. ¿Ahora está diciendo que los ídolos son en realidad demonios? No; pero está diciendo que los espíritus demoniacos se aprovechan de la alabanza a ídolos para engañar y esclavizar a la gente. Sin saberlo, los adoradores de ídolos están glorificando a demonios en su sacrificio. Cuando Pablo habla de la mesa del Señor, él usa el término para contrastarlo con “mesas” usadas para las comidas a un ídolo pagano; una invitación a tales comidas te invita a una comida a la mesa del señor Serapis en el templo de Serapis, entonces significa algo de comer en la mesa de los demonios. Los católicos romanos han usado este pasaje para apoyar la idea de la Misa como un sacrificio por los pecados. Pero es adentrarse mucho en el texto decir que la comida cristiana (la comunión) debe ser un sacrificio (como se afirma que es en la Misa) porque es comparado con la comida conectada con sacrificios paganos y sacrificios judíos. El énfasis, y la similitud aquí, es la comida, no el sacrificio.

Puede haber dos ideas de los corintios que Pablo intenta contestar: 1. Los cristianos corintios estaban pensando, “Ya que un ídolo no es real, no importa lo que comamos, ni donde lo comamos.” Pablo responde estando de acuerdo en que un ídolo en sí mismo no es nada (1 Corintios 8:4); pero ahora explica que los demonios se aprovechan de la ignorancia y su adoración egoísta. 2. Los cristianos corintios estaban pensando, “Mientras participemos en la mesa del Señor, estamos a salvo en Él.” Pablo responde que están deshonrando la mesa del Señor cuando están en comunión con ídolos. La comunión inconsciente de algunos de los cristianos corintios con demonios, al participar en las cenas en los templos paganos, provocará a celos al Señor. Él tiene el derecho sobre nuestra adoración, y tiene el derecho de ofenderse si le damos nuestra comunión a demonios. No importa que los cristianos corintios no pretendían adorar demonios en fiestas paganas en templos paganos; si un hombre pone su mano en el fuego, no importa si él pretende quemarse o no. Él se quemará de todas formas. Si un hombre sale con una mujer, y le dice que su relación va en serio, ¿qué pasará si él toma el mismo tipo de relación con otra mujer? ¿Qué pensará la primera mujer? ¿Por qué el hombre no puede decir, “¡bueno, aun te pongo atención!?” Los cristianos corintios reclamaban su derecho de comer en los templos paganos porque eran cristianos tan fuertes; pero ¿Son más fuertes que Dios?

Pastor Carlos Umaña Comunidad Cristiana Lifehouse.