La descripción del hombre malvado es gráfica. De alguna manera se ha persuadido a sí mismo de que Dios no interfiere con los hombres. En consecuencia, no teme a Dios, se entroniza a sí mismo en el centro de su propio ser y sigue el camino de la maldad en el pensamiento y en la acción. La esencia de la adulación se encuentra en las palabras que dicen que uno es mejor de lo que realmente es. Por lo general, pensamos que los halagos provienen de los demás, pero somos completamente capaces de decirnos a nosotros mismos que somos mejores de lo que realmente somos. Los impíos que olvidan la adoración caen en la adulación. En vano piensa que sus crímenes pueden estar ocultos o disfrazados, hasta que un descubrimiento rompe el encanto y dispersa el engaño.

El carácter del impío se muestra en sus palabras que son iniquidad y fraude. Esta pareja de perros del infierno generalmente caza juntos, y lo que uno no atrapa, el otro lo hará; si la iniquidad no puede ganar con la opresión, el engaño ganará con las artimañas. Lo que denota que lo hace, 1. Constante e incansablemente, prefiriéndolo antes que su propio descanso. 2. Con seriedad y fervor, cuando su mente está libre de todas las distracciones externas y está completamente libre para ocuparse de los asuntos en los que se ocupa. La persona malvada no se está desviando simplemente por los malos caminos. Está inventando formas de hacerlo, en contraste con los piadosos que pasaban las horas de vigilia de la noche meditando en Dios y sus mandamientos. La frase “sobre su cama” es paralela a “en camino”. El impío considera el mal tanto al acostarse como al caminar.

El pecado se encuentra tanto en lo que no hacemos como en lo que hacemos. Sentimos que David ha pensado bastante en el impío. Ahora se vuelve a la gran misericordia y fidelidad de Jehová, el Dios de pacto de Israel. La traducción de misericordia viene de la palabra hebrea hesed. Esta maravillosa palabra habla del amor y la misericordia de Dios, especialmente a su pueblo del pacto. Uno puede imaginarse fácilmente que el salmo fue escrito en una altura natural desde la cual el cantor veía hacia una escena de gran extensión en la que vio símbolos de la verdad acerca de su Dios. David solo puede describir estos atributos de Dios con las cosas más grandes en las que puede pensar – los cielos, las nubes, los montes y el gran abismo del mar. La bondad de Dios se muestra en la forma en que Él se preocupa por Sus criaturas. El ecosistema de Su creación tiene suficiente para satisfacer las necesidades de aquellos que Él ha creado, al hombre y al animal. Al considerar el cuidado de Dios por Su pueblo y Su creación, David sentía que la misericordia de Dios era una cosa preciosa y personal. El Dios misericordioso es un lugar de descanso y protección para el pueblo de Dios. Dios invita a todos los hijos de los hombres a encontrar este refugio de confianza en él.

Hay dos formas principales en que los comentaristas entienden la figura de la sombra de tus alas. Algunos lo toman como las alas de los querubines representados en Su tabernáculo y el templo posterior. Las alas de querubines estaban representadas en la tapa del arca del pacto, que era la representación del trono de Dios. Otros lo interpretan en el sentido de que una gallina cubre a sus polluelos bajo sus alas para protegerlos, esconderlos y darles refugio. Dios cuida y protege a los que confían en él como lo haría un anfitrión amable y honorable con cualquiera en su casa. La plenitud de la casa de Dios es suficiente para satisfacer a cualquiera, ofreciendo un torrente de tus delicias. La palabra grosura aquí es literalmente gordura, y su uso es sugerente. El más gordo es estimado como el alimento más hermoso y excelente; por lo tanto, se ordenaba al santo que ofreciera la grasa en sacrificio según la ley. Así como Dios espera lo mejor de nosotros, también nos da lo mejor. Unas gotas de la copa celestial bastan, por un tiempo, para hacernos olvidar nuestros dolores, aun estando en medio de ellos. La concepción que el salmista tiene de la religión es esencialmente gozosa. Sin duda, hay fuentes de tristeza propias de un hombre religioso, y él está necesariamente excluido de gran parte del veneno efervescente de los gozos terrenales drogados con el pecado. Gran parte de su vida es inevitablemente grave, severa y triste.

La satisfacción y las delicias que se encuentran en Dios están conectadas con la vida y la luz. Éstas sanan y edifican, dando vida; están llenas de la luz de la verdad y la bondad. Habiendo recibido la buena misericordia y justicia de Dios, David correctamente ora para que continúe para él y para todos aquellos que conocen a Dios en una relación correcta. David anteriormente alabó a Dios como el que protege y bendice a su pueblo. Ahora David oraba para que Dios cumpliera este aspecto de Su carácter, protegiendo a Su siervo tanto del pie como de la mano de impíos. El salmista consideraba el fin de los impíos en el que pensaba al principio de este salmo. Ellos caerán, y lo harán de tal manera, que ya no podrán levantarse. A diferencia de los justos que pueden caer siete veces y volver a levantarse, los hacedores de iniquidad permanecen en el polvo mientras Dios protege a Sus siervos. Desde su sereno refugio bajo el ala, el suplicante observa la derrota de los enemigos desconcertados y ve el final que desmiente el oráculo de la transgresión y sus halagos. Hay cierto énfasis en la palabra allí en esta frase. Algunos piensan que se refiere a la soberbia mencionada en el versículo anterior, y otros al lugar donde los hacedores de iniquidad practicaban su pecado.

Pastor Carlos Umaña Comunidad Cristiana Lifehouse.