¿Hasta cuándo, Jehová? Al parecer cada hijo de Dios ha hecho en un tiempo u otro esta pregunta, y que cada seguidor de Dios ha sentido descuido de parte de Dios – o al menos que han esperado mucho tiempo para que Dios haga lo que se debe hacer. Esta pregunta se repite cuatro veces. Lleva un intenso deseo por liberación, y lleva una gran angustia del corazón. No es fácil el prevenir que el deseo se degenere en falta de paciencia. O, que, por gracia, mientras esperamos en Dios, se nos impida el ceder ante un espíritu murmurador.

El dolor en el corazón de David viene de un sentido de que Dios se ha olvidado de él, y que Dios se había distanciado a Si mismo de David. Sin duda que David enfrento peores circunstancias, pero las enfrentaba con más valentía cuando sentía la presencia de Dios con él. Pero ahora, al sentirse distante de Dios, no se necesitó mucho para enviar a David hacia la desesperación. Por supuesto que Dios no se olvidó de David. Dios no escondió Su rostro de David – pero David sintió como si así fuera. Cuando tenemos sentimientos tan fuertes, entonces dichos sentimientos crean su propia realidad. Así que en un sentido era cierto para David– pero cierto de acuerdo a sentimientos, no de acuerdo a hechos.

¡No es de maravillarse el porqué David estaba desanimado! El haber tomado consejo en su propia alma le condujo a la tristeza en su corazón cada día. Cuando se esta desanimado y deprimido, la respuesta no va a estar viendo dentro de mí mismo, sino el mirar al Señor. El sentimiento que David tenía de que Dios le había abandonado estaba conectado con su sentido de depresión.

No debemos pensar que David tenía en mente dos cosas cuando dijo, “Mira, respóndeme.” Utilizó el método hebreo de la repetición para mostrar énfasis. David desesperadamente clamó hacia Dios, pidiendo al Señor que le respondiera. Dios a menudo espera hasta que nuestras oraciones tengan una connotación de desesperación para que Él nos escuche. La causa de falta de poder de muchas de nuestras oraciones es traicionada por la falta de desesperación; muy a menudo oramos casi oramos con la actitud de querer que Dios cuide de las cosas que realmente no nos importan tanto. David tuvo la sabiduría para saber que, a pesar de tener profundos sentimientos, no estaba viendo la realidad. Su visión estaba nublada y oscurecida, así que clamó a Dios, “Alumbra mis ojos.” Esta era una gran oración. Necesitamos que la luz de Dios brille sobre nosotros y que nos de Su sabiduría y conocimiento. No importa el problema en el que andemos, debemos de clamar con todo nuestro corazón, “alumbra mis ojos.” David sabía que una de las peores cosas de perder era el escuchar el alardeo después de haber sido derrotado, No quería que sus enemigos se alegraran de cómo había sido humillado. El estar consciente de Dios y el enemigo es el contraste de cada salmo de David; la carga positiva y negativa producen la fuerza que lo llevan a sus mejores años.

David, después de su oración, llegó al lugar de confianza y esperanza. ‘He confiado’ está en tiempo pasado; es como si David recordara que él realmente confiaba en Dios, mientras disipaba la neblina de sus pesados ojos mientras Dios los alumbraba. Ahora David seguía en el reino de los sentimientos (alegrará). Pero dirigió sus sentimientos en lugar de dejar que sus sentimientos le dirigieran. Le dijo a su corazón que se ocupara en alegrarse. En tu salvación: Esto era en lo que David se alegraba, si no se podía alegrar en nada más, pudo alegrarse en la salvación que Dios le dio. Esto es tierra firme para cualquier creyente. Si eres salvo, puedes alegrarte y decirle a tu corazón que comience a alegrarse. Cantaré a Jehová: David sabía que la alegría se expresa de una manera maravillosa en los cantos. Así que cantaría a Jehová. El canto hacía el Señor expresaría su alegría y la incrementaría.

Mientras David pensaba en ello tuvo una muy buena razón para regocijarse y cantar porque Dios había sido bueno con él. Si solamente pensamos en ello, cada persona en esta tierra tiene motivos para regocijarse, debido a que en alguna manera Dios ha sido bueno con todos. En tiempos de dificultad, el Señor con una Escritura u otra, nos fortalecerá en contra de todo; de tal manera que a menudo podemos decir; Si fuera legal, oraría por un problema mayor, por el bien de obtener un mayor consuelo.

Pastor Carlos Umaña Comunidad Cristiana Lifehouse.