La fama de Jesús se esparció por toda la región. Este Herodes era conocido como Herodes Antipas y era uno de los hijos de Herodes el Grande quien reinaba cuando nació Jesús. Tetrarca significa literalmente el gobernante de una cuarta parte; pero llegó a ser usado de manera general, como aquí, de cualquier gobernante subordinado de una sección de un país. Un tetrarca era más bajo que un rey. Herodes Antipas quería ser reconocido como rey, y luego le pidió al Emperador Calígula este título, pero Calígula se negó. Esta humillación fue parte de lo que más tarde mandó a Herodes al exilio en Galia. Herodes el tetrarca –también conocido como Herodes Antipas– gobernaba Galilea y por lo tanto escuchó mucho acerca de Jesús. Su hermano Arquelao gobernaba el sur, y su hermano Felipe gobernaba el norte.

Este es Juan el Bautista; ha resucitado de los muertos: Aunque esto puede parecer irrazonable en retrospectiva, la culpa y la superstición de Herodes lo llevaron a este temor. Todavía imaginaba que veía y oía esa cabeza santa gritar y clamar contra él, mirándolo también a la cara en todo momento… Dios ha puesto sobre los malhechores la cruz de sus propias conciencias, para que puedan sufrir antes de sufrir; y sus mayores enemigos no necesitan desearles una malicia más grande. Barclay cita al antiguo escritor cristiano Origen, quien dijo que Jesús y Juan el Bautista se parecían mucho en apariencia. Si esto fue cierto, le daría mayor razón a Herodes Antipas para creer que Jesús era Juan resucitado.

Habiéndonos contado de la muerte de Juan el Bautista, Mateo ahora nos explicará cómo murió. Comenzó cuando Herodes encarceló a Juan por la exhortación audaz del pecado del rey. Sin embargo, no lo mató de inmediato porque temía al pueblo. Juan habló en contra del matrimonio de Herodes porque se había divorciado ilegalmente de su previa esposa y después sedujo y se casó con la esposa de su hermano Felipe llamada Herodías. El padre de la primera esposa de Herodes era el rey de Petra, y después levantó una guerra exitosa contra Herodes Antipas debido a cómo había deshonrado a la hija del rey de Petra. Esta mujer famosa; Herodías, era la hija de Aristóbulo and Berenice, y nieta de Herodes el Grande. Su primer matrimonio fue con Herodes Felipe, su tío, con quien ella tuvo a Salomé: un tiempo después, ella dejó a su esposo, y vivió públicamente con Herodes Antipas. Herodes es como mucha gente hoy. Temen de la opinión de las personas antes de temer a Dios. La única cosa que mantuvo a Herodes de una maldad aún mayor fue el temor al hombre. Sin embargo, uno puede decir que Herodes parecía temer a su esposa Herodías más de lo que temía al pueblo, porque encarceló a Juan por causa de Herodías. Ella lo gobernaba a su gusto, como Jezabel hizo con Acab. Pero como dijo el puritano Trapp: Nunca sale bien cuando la gallina cacarea.

La hija de Herodías bailó descaradamente ante Herodes y sus amigos, ganando favor y una petición especial. Esta hija de Herodías es descrita como una muchacha (Mateo 14:11). Esto significa que ella no era una niña pequeña y bonita; “Muchacha es un término que puede ser usado para aquellas que son de la edad mínima para contraer matrimonio; mínimo era una adolescente. Los bailes que estas muchachas danzaban eran insinuantes e inmorales. El simple hecho de que una princesa real bailara en público era una cosa sorprendente. En nuestros tiempos algunas madres animan a sus hijas a vestirse no muy decente y las introducen a bailes que no son recomendables para la pureza. Nada bueno puede salir de esto; tal vez complazca a los Herodes, pero desagrada a Dios. La solicitud de Herodías demuestra que ya había planeado esto tiempo atrás. Ella conocía a su esposo y conocía la situación, y sabía que podía obtener lo que quisiera de esta manera. Ella fue lo suficientemente astuta para exigir que se hiciera de inmediato, mientras que los invitados aún estaban en la fiesta. Esa fue una parte esencial de la petición. No se debe dejar tiempo para el arrepentimiento. Si no se hace de inmediato bajo la influencia del vino y la gratificación momentánea dada por la danza voluptuosa, tal vez nunca se haga en absoluto.

Herodes se entristeció; pero a causa del juramento, y de los que estaban con él a la mesa, mandó que le diesen de Juan el Bautista: Ya que Herodes temía ir en contra de su esposa o quedar mal delante de sus amigos, el hizo algo que sabía que estaba mal. Las promesas precipitadas, e incluso los juramentos, no son excusa para hacer el mal. La promesa en sí misma era nula y sin valor, porque ningún hombre tiene derecho a prometer hacer algo malo. Como la mayoría de los hombres débiles, Herodes temía de ser visto como un débil. La cabeza estaba en posesión de Herodías, quien, probablemente, tomó un placer diabólico al ver esa boca sin palabras que a menudo había sido la causa de plantar espinas en su cama criminal; y en ofrecer indignidades a esa lengua de la cual ya no podía temer reprensión. Herodes tuvo un final muy horrible. Para poder tomar a Herodías la esposa de su hermano, repudio a su primera esposa, una princesa de un reino vecino del este. Su padre se ofendió y fue en contra de Herodes con un ejército, derrotándolo en la batalla. Después su hermano Agripa lo acusó de traición contra Roma, y fue desterrado a la provincia romana lejana de Galia. En Galia, Herodes y Herodías cometieron suicidio.

Entonces llegaron sus discípulos, y tomaron el cuerpo y lo enterraron: Los discípulos de Juan el Bautista honraron su vida y su memoria lo mejor que pudieron. Él había vivido y muerto como hombre justo. No es dicho por el Evangelista que enterraron a Juan, pero ‘tomaron el cuerpo y lo enterraron’, no a él. Al verdadero Juan ningún hombre podía enterrar, y Herodes pronto se dio cuenta que, estando muerto, aún hablaba.

Pastor Carlos Umaña Comunidad Cristiana Lifehouse.