La obra de Gabriel no había terminado con el anuncio a Zacarías en el templo. En el sexto mes del embarazo de Elizabeth, él vino a una aldea en Galilea. Cronológicamente, esta es la primera mención de Nazaret en el Antiguo o el Nuevo Testamento. Nazaret es quizás notable por su naturaleza poco notable; no fue mencionada en el Antiguo Testamento, en los libros apócrifos, ni en los escritos de Josefo. A pesar de que Nazaret se encuentra en la región general de Galilea, está a 24.15 kilómetros de distancia del mar de Galilea. Está a 9.65 kilómetros de la calle más cercana. Nazaret no tenía buen suministro de agua; solo un pozo bastante débil en el centro del pueblo. Jesús sería siempre identificado con este lugar, siendo repetidamente llamado Jesús de Nazaret. Sus seguidores también fueron llamados nazarenos.

María fue desposada con José. Había tres etapas de una boda judía en aquel día. Compromiso (un acuerdo formal hecho por los padres). Compromiso matrimonial/ desposar (la ceremonia donde se hacían promesas mutuas) Matrimonio (aproximadamente un año después, cuando el novio llegaba por su novia en un momento inesperado) Cuando una pareja era desposada, estaban bajo las obligaciones de fidelidad, y el divorcio era requerido para romper el compromiso. Esto no era una promesa informal. Se dice claramente que María era una virgen. No hay ninguna ambigüedad acerca de esta idea: María nunca había tenido relaciones sexuales con ningún hombre. La concepción de Juan el Bautista, el precursor, fue milagrosa; debemos esperar una concepción aún más notable del Mesías.

El nombre María es la forma griega del nombre hebreo Míriam, la hermana de Moisés. Significa “exaltada”, una descripción apropiada para la futura madre del Mesías. Gabriel le dijo tres cosas a María. Cada una de ellas eran cierta de María, quien tuvo un privilegio único entre cualquier persona para vivir. Ella fue muy favorecida, el Señor está con ella y ella fue bendecida. El hecho de que María se turbó por sus palabras muestra su humildad. María se sorprendió al oír palabras tan extravagantes que decía de ella. El enfoque del anuncio no estaba en María, sino en un hijo, que se llamará Jesús (nombre común). Este hijo fue identificado inequívocamente como el Mesías predicho por el Antiguo Testamento. Nadie ha influido más en la historia que Jesucristo. Jesús es grande en la perfección de su naturaleza, en la grandeza de sus cargos, en el esplendor de sus logros, es grande en el número de los que Él rescata, es grande en la estimación de su pueblo. Jesús sería el hijo de María, pero no solo su hijo, sino que también seria, y será conocido como el Hijo de Dios. Él será el Mesías profetizado a David, quien tiene la autoridad legítima para gobernar sobre Israel, y su reino no tendrá fin. María sabía exactamente de qué hablaba Gabriel porque conocía la Palabra de Dios. Cuando Gabriel dijo esto, María sabía que él citó de Isaías 7:14: la virgen concebirá y dará a luz un Hijo. La pregunta de María era lógica. Ella le hizo la misma pregunta que Zacarías, pero la pregunta de él fue hecha en incredulidad escéptica, y la pregunta de ella fue hecha en fe llena de maravilla. Las palabras cubrir con su sombra significan “cubrir con una nube” como en la nube de la gloria Shekinah. Técnicamente hablando, sin embargo, el ángel predijo una concepción virginal, en lugar de un nacimiento virginal. Hasta donde sabemos, el verdadero nacimiento de Jesús fue normal; No tanto su concepción. Debido a que esta será la forma de su concepción, Él sería El Santo (diferente de todos los demás), será llamado Hijo de Dios. Esto no tiene el mismo impacto en nosotros hoy en día debido a nuestra falta de familiaridad con la idea de ser un Hijo de Dios.

Pero María (y todos los otros judíos de su cultura) sabían lo que esto significaba: este niño sería igual a Dios. Con una promesa increíble, Gabriel también trajo la evidencia, explicando que Elizabeth estaba embarazada. Si Dios podía hacer eso, Él podía hacer lo que le prometió a María. El punto es claro. Más literalmente, uno podría traducir esto porque ninguna palabra de Dios será impotente. Dios absolutamente realizará lo que ha dicho. María respondió primero de acuerdo con lo que le dijo Gabriel sobre ella. Ella era la sierva del Señor, y no era su posición debatir con su Maestro, sino aceptar lo que Él decía. María entonces respondió con afirmación de fe. “Hágase conmigo conforme a tu palabra” es la respuesta correcta de cada creyente a toda promesa de Dios. No sabemos el momento exacto en el que Jesús fue concebido en el vientre de María. Pudo haber sido cuando Gabriel le habló a ella, o poco después. Cuando haya sido, la nube de la gloria de Dios cubrió a María y Jesús fue concebido milagrosamente en el vientre de María. El nacimiento de Jesús de esta concepción es lo que llamamos el nacimiento virginal. El nacimiento virginal es único. Muchas mitologías tienen leyendas acerca de un dios que tuvo relaciones sexuales con una mujer y produjo descendencia, pero la idea de un nacimiento virginal es única al cristianismo.

Pastor Carlos Umaña Comunidad Cristiana Lifehouse.