Abimelec fue el hijo de Jerobaal (otro nombre para Gedeón dado en Jueces 8:35), pero él no era el claro sucesor al lugar de liderazgo de su padre. Esto era por dos razones: Dios no había establecido una monarquía hereditaria en Israel, y había otros sesenta y nueve hijos de Gedeón quienes también querrían suceder a su padre. Sin embargo, el corazón de ellos se inclinó a favor de Abimelec: En la ciudad de Siquem, Abimelec convenció a sus hermanos por parte de su madre que le apoyaran como rey sobre los hermanos de parte de su padre. Así que todos los de Siquem acordaron aceptar a Abimelec como el nuevo líder – y quizás aún el rey – de Israel.

Los familiares de Abimelec por parte de su madre, le dieron un “dinero adelantado” para establecer su liderazgo. Él hizo esto, pero en una manera que nunca imaginaron – él contrató hombres ociosos y vagabundos para matar a sus hermanos, asegurándose así de que no hubiera jamás alguien que retara su liderazgo. Abimelec recibió su paga del templo dedicado a Baal. Una obra comenzó bajo el nombre e influencia del diablo, la cual es muy poco probable que termine para la gloria de Dios, o para el bien del hombre. Por lo tanto, Abimelec mató a sus hermanos con el apoyo de sus familiares por parte de su madre. Es casi difícil el decir quien era peor; Abimelec, quien realizó el asesinato, o todos los de Siquem que aprobaron eso. Este era un líder impío dado a un pueblo impío, quien rechazó primero el liderazgo de Dios sobre la nación, y luego abrazaron a un hombre cruel y brutal.

La casa de Milo: La palabra milo se deriva de un verbo que significa “ser lleno”, y originalmente se refiere a una muralla o terraplén; pero su asociación con las fortificaciones se pudo haber desarrollado hacia una referencia de una fortaleza genérica. Así la casa de Milo puede ser idéntico a la torre de Siquem. Irónicamente, la coronación de Abimelec se llevó a cabo en el mismo árbol donde Josué había puesto solemnemente una copia de la ley de Dios (Josué 24:26). La ley estaba justo allí, pero Israel se rehusó a leerla o escucharla. Sin embargo, Abimelec se convirtió en la primera persona en ser coronado rey en Israel. Su gobierno abortivo, sin embargo, no tenía consideración de los requisitos divinos para ese puesto. La asociación con tales sitios fueron muy tenaces y es interesante el notar que Roboam fue a Siquem, después de la muerte de Salomón, para asegurar la aclimatación de los Israelitas aunque la ciudad misma estaba en ruinas en ese tiempo (1 Reyes 12:1, 25).

Jotam era el único hijo de Gedeón que escapo de la masacre de la piedra. Aquí él contó una parábola para reprender a los hombres de Siquem por su elección de Abimelec como su rey. Él dio este discurso desde la cumbre del monte de Gerizim, el monte del cual Israel escuchó las bendiciones de Dios pronunciadas sobre los obedientes (Deuteronomio 11:29 y 27:12; Josué 8:33) como unos 150 años antes.

En la parábola contada por Jotam, los árboles dignos (tales como el olivo, la higuera, y la vid) no quisieron ser reyes; pero la zarza indigna acordó ser el rey. La promesa de la zarza; abrigaos bajo de mi sombra, tenía la intención de ser irónica y ridícula. La zarza era un arbusto bajito y con espinos, y no ofrecía ninguna sombra a nadie, especialmente a los árboles. La zarza advirtió que sería un gobernador opresor y que destruiría a cualquiera que estuviera en desacuerdo con él. Una prueba del carácter de un hombre es el ver como trata a aquellos que están en desacuerdo con él. Si su único deseo es el destruir a aquellos que no están de acuerdo, entonces se parece a la zarza – muchos puntos buenos, pero en realidad no tiene ninguna buena sustancia. Finalmente, la posición fue dada a la zarza, lo cual no solamente no produjo nada de valor, y era inservible como madera, pero era una amenaza real para el granjero quien debía hacer guerra continua contra sus invasiones. La moraleja condensada de toda esta fábula es: hombres débiles, sin valor, e inicuos, serán los primeros en confiarse a si mismos hacia el poder; y, al final, traerán la ruina sobre ellos mismos, y en el pueblo infeliz sobre los cuales preside.

Pastor Carlos Umaña Comunidad Cristiana Lifehouse.