Cuando Sansón siguió sus relaciones impías, él quizás se pudo justificar a si mismo al pensar que el único mal hecho era hacia él mismo. Pero aquí vemos que la desobediencia dio cabida a dar gloria a dioses falsos. Sansón se convirtió en un trofeo de los adoradores de los dioses falsos. El mensaje predicado por los seguidores de Dagon era claro. Ellos decían, “Nuestro dios es más fuerte que el Dios de Israel, porque hemos conquistado a Sansón.” A menudo la desobediencia de los líderes de Dios conduce a que otros nieguen a Dios. Los Filisteos continuaban burlándose de Sansón.

En esta gran demostración, ellos utilizaban a un joven para que le guiara. Esto nos hace pensar más que Sansón no era un hombre musculoso quien era naturalmente fuerte. Su fuerza era verdaderamente sobrenatural, no era natural. El final de Sansón fue dulce y amargo. Dios contestó su última oración, y él logró obtener su más grande victoria en contra de los Filisteos al costo de su propia vida. Con esto Sansón es una ilustración del creyente en desobediencia. Dios le utilizó, pero él no se benefició de ello. Su vida terminó en tragedia personal, bajo la sombra del desperdicio de un gran potencial.

Muera yo con los filisteos: Esto fue un suicidio, pero distinto del suicidio en el sentido estricto en que su propósito verdaderamente no era el matarse, sino el matar tantos Filisteos como pudiera. Hay un sentido en la cual Sansón fue como un terrorista suicida. Sansón fue un héroe, y aún fue mencionado entre los héroes de la fe en hebreos 11. Pero no hay glorificación de Sansón y su final; él no fue un héroe glorioso el cual pueda ser emulado, de la misma manera que los terroristas suicidas son glorificados por algunos. Pero Sansón fue un héroe trágico, cuya vida debió terminar de una manera muy deferente. También podemos decir que el suicidio de Sansón y la muerte de los demás no fue buscado; la oportunidad se le acercó trágicamente.

El suicidio claramente es un pecado, el pecado de matarse a si mismo. Pero estamos mal si lo tenemos como un pecado imperdonable. La mayoría de los que se suicidan han cedido a las mentiras y engaños de Satanás, cuyo propósito es el matar y destruir (Juan 10:10).

Entonces se inclinó con toda su fuerza, y cayó la casa sobre los principales, y sobre todo el pueblo que estaba en ella: Esto únicamente pudiera suceder con el fortalecimiento sobrenatural de Sansón por parte de Dios. Esto muestra que Dios jamás se olvidó de Sansón, aún cuando éste fue desobediente. Las misericordias de Dios estaban allí para Sansón, aún en la prisión Filistea. Todo lo que Sansón debía hacer era el volver su corazón hacia Dios y recibirlas. Podríamos decir que Sansón fue restaurado al renunciar a si mismo. Esta última gran victoria llegó únicamente mientras él estaba quebrantado, humillado y ciego. él ya no podía verse a si mismo. Antes de esto no vemos a Sansón como un hombre de oración, pero aquí él oró. Él fue humillado lo suficiente para permitir que un joven le ayudara.

En resumen, Sansón muestra el peligro de subestimar nuestra propia pecaminosidad. Él probablemente se dio cuenta que tenía las cosas bajo control con sus propias lujurias carnales, pero su deseo por amor, romance, y sexo, le condujeron directamente a su destrucción. Sansón fue el gran conquistador quien nunca le permitió a Dios que le conquistara. Sansón debía ser engañado para que regresara a ser tentado e ir a lugares peligrosos. Parecía que cada vez que iba a la tierra de los Filisteos, él caía en un compromiso moral. Él debió de aprender de esto. Pero en lugar de ponerse en situaciones de tentación, él debió de huir de las pasiones juveniles (2 Timoteo 2:22) como José lo hizo (Génesis 39:12). “En lugar de romper su relación con Dalila, él permitió que le quebrantara.

Sansón también muestra el peligro de ser un líder solitario. Todo lo que Sansón hizo, lo hizo solo. Él juzgo por 20 años y nunca buscó o usó la ayuda de los demás. Más que todo, Sansón es una ilustración poderosa de potencial desperdiciado. Él pudo ser, y debió ser uno de los más grandes hombres de Dios en el Antiguo Testamento; pero él desperdició su potencial. Las biografías del Antiguo Testamento jamás fueron escritas para imitarlas, pero fueron escritas para nuestra instrucción. Sobre este asunto, ¡que gran volumen de fuerza hay en cada lección! Ve, dice Dios. ¡lo que la fe puede hacer.! Aquí esta un hombre, lleno de dolencias, un torpe necio; pero, aunque tiene una fe como de niño, él vive. El justo, por la fe, vivirá. Él tiene muchos tristes defectos y fallas, pero su corazón es el correcto hacia su Dios; si confía en el Señor, y si se da a si mismo como un hombre consagrado para el servicio de su Señor será salvo. Veo el caso de Sansón como una gran maravilla, puesta en la Escritura para el ánimo de grandes pecadores.

Pastor Carlos Umaña Comunidad Cristiana Lifehouse.