Sansón vio en Timnat a una mujer de las hijas de los filisteos: Esto parece ser un caso de “amor a primera vista” para Sansón. Él vio una mujer y él instantáneamente quería casarse con ella. Me agrada es literalmente: “ella esta bien delante de mis ojos.” Lo que a Sansón le importaba realmente eran las cosas que él miraba, no como se miraban hacia el Señor. Amor a primera vista es una cosa poderosa pero peligrosa. También, el amor a primera vista se siente maravilloso, pero no dura en su forma inicial para siempre. Podemos estar atraídos más al sentimiento del amor que en la persona en la cual nos enfocamos – a quien no conocemos a primera vista. Al demandar una esposa Filistea, Sansón mostró una indiferencia pecaminosa por sus padres y por la voluntad de Dios (Deuteronomio 7:3-4). Atado por sentimientos románticos, hay muchas personas que aún demandan de Dios un compañero fuera de la voluntad de Dios.

El mandamiento para los Israelitas de que no se dieran en matrimonio con las naciones paganas alrededor de ellos se aplica a los cristianos de hoy en día, en cuanto a que el cristiano no se debe de casar con alguien que no sea cristiano, al unirse con un incrédulo (2 Corintios 6:14). No es porque aquellos que no son cristianos no sean encantadores – en veces son más encantadores que los creyentes. O porque no sean lo suficientemente buenos, o dignos de nuestro amor, o que de alguna manera son inherentemente incapaces de ser un buen compañero de matrimonio. Es simplemente porque lo que un cristiano significa es que Jesucristo es lo más importante en tu vida; y cuando un cristiano y alguien que no lo es se unen, tienes a dos personas que no están de acuerdo en la parte más importante de la vida. Si alguien va en contra del plan de Dios y se casa con un incrédulo, o si alguien se convierte en un cristiano antes que su cónyuge, hay mandamientos específicos que se aplican a su situación. El Apóstol Pablo claramente escribió que aquel debe hacer todo lo posible para permanecer en el matrimonio, y que sea el mejor cónyuge que pueda ser (1 Corintios 7:10-16). Dios si usó a Sansón de una manera poderosa; pero Dios utilizó a Sansón a pesar de su pecado, no debido a ello. Es justo el suponer que Dios pudo haber utilizado a Sansón de una manera más grande si él hubiera permanecido un vaso limpio. Como se muestra en el resto de este capítulo, algo bueno salió al final de este matrimonio impío. Muchos Filisteos fueron muertos y fueron quitados del balance en sus intentos de dominar a los Israelitas. Sin embargo, nada de eso justificaba las acciones de Sansón. Aunque Dios puede hacer que lo malvado del hombre sirva para Sus propósitos, jamás justifica el mal que el hombre hace. Dios permitió que Sansón hiciera lo que él quiso hacer, aunque el acto en si mismo era pecaminoso. Dios lo permitió por razones que incluían la vida de Sansón y por razones a una gran escala. No importa que tanto bien Dios pueda sacar de las cosas malas que hagamos, Él puede siempre sacar más bien de nuestra obediencia – y nosotros mismos experimentamos mucho menos dolor.

Sansón fue dedicado a Dios con un voto de por vida de un Nazareo. Los nazareos no tenían nada que ver con ninguna forma de los productos de uva. Sansón estaba peligrosamente cerca de un compromiso significativo. Aunque él coqueteó con el compromiso – tanto con su matrimonio inminente y las viñas de Timnat – él aún tenía una milagrosa fuerza debido a que el Espíritu de Jehová vino sobre Sansón. Si ese león rugiente, que esta buscando continuamente a quien devorar, nos encuentra solos entre las viñas de los filisteos, ¿dónde esta nuestra esperanza? No en nuestros pies, él es más veloz que nosotros; no en nuestras armas, estamos naturalmente desarmados; no en nuestras manos, las cuales son débiles y languidecen; sino en el Espíritu de Dios, con el cual podemos hacer todas las cosas. Si Dios pelea en nosotros, ¿quién se nos puede oponer? Hay un león más fuerte en nosotros que aquel contra nosotros. El Santo Espíritu de Dios quiere venir sobre nosotros y darnos el poder, pero un poder para algo más importante que el despedazar leones. El Espíritu Santo viene sobre nosotros para darnos poder para vivir para Dios como debiéramos, y por el poder de decirles a otros sobre Jesús de una manera efectiva.

Sansón se enamoró, pero no significa que ella era una buena mujer para que Sansón estuviera atraído o para casarse. Es posible el enamorarse con alguien que es muy malo para nosotros. Este es el porque Proverbios 4:23 dice: Sobre toda cosa guardada. Si no cuidamos nuestro corazón, podemos terminar en problemas. Si ya estamos enamorados con la persona equivocada, lo único que podemos hacer es entregarlos, porque es lo justo delante de Dios. Jesús nos dijo que el seguirle requeriría que entreguemos las cosas que amamos más (Marcos 10:29-30). Cuando Sansón junto miel del cuerpo muerto del león, él expresamente violó su voto Nazareo, la cual estipulaba que un Nazareo jamás debe de tocar un cuerpo muerto. Significativamente, Sansón hizo esto después de que el fue asombrosamente lleno con el Espíritu Santo. Esto muestra que un derramamiento del Espíritu Santo no nos hace automáticamente personas más piadosas. Un derramamiento del Espíritu Santo le da a uno los recursos para ser piadoso, pero no “lo hace” por ellos. Una persona puede tener un don maravilloso del Espíritu Santo, pero ser espiritualmente inmaduro.

Sansón no les dijo a sus padres de donde sacó la miel porque él sabía que esto comprometía el voto Nazareo. Sansón trajo la miel primero a aquellos que estaban más cerca de él, trajo la miel en sus manos, de la manera más simple disponible para él, dio a algunos que probaran algo de la miel y trajo la miel con modestia, sin alardear de haber matado al león.

Pastor Carlos Umaña Comunidad Cristiana Lifehouse.