Dos Jueces “menores” No se nos dice mucho sobre la carrera del juez Tola; solamente que su servicio como juez duró un tiempo relativamente largo (veintitrés años). De Jair. También conocemos poco sobre el servicio de Jair como un líder de Israel. Sabemos que él sirvió casi el mismo número de años que Tola (veintidós años). Tuvo treinta hijos, que cabalgaban sobre treinta asnos; y tenían treinta ciudades: Esto muestra que Jair era un hombre polígamo, y un hombre de riqueza y prestigio. Todos sus hijos tuvieron un transporte lujoso y su propio territorio para gobernar. Jair nunca tomó el título de rey, pero aparentemente actuó como tal.

Los hijos de Israel volvieron a hacer lo malo ante los ojos de Jehová: Esta frase se repite siete veces en el Libro de los Jueces. Muestra que la maldad de Israel fue aún peor porque lo hicieron delante de los ojos de Dios. Podríamos decir que es malo el cometer adulterio, pero es más ofensivo el cometer el adulterio delante de los ojos de tu cónyuge. La esencia del pecado de Israel fue que ellos sirvieron a otros dioses. Aquí, siete diferentes etnias y dioses nacionales son mencionados de que Israel fue en pos de la idolatría. Israel estaba atraído hacia aquellos dioses no solamente por la belleza de una imagen de ídolo, sino por lo que estaba asociado con la deidad pagana. Baal, el dios del clima, estaba asociado con el éxito financiero. Astarot, la diosa de la fertilidad, estaba asociada con el amor, sexo y romance. Y para los demás dioses de las naciones circundantes, era un asunto de conformarse a la cultura popular y en hacer lo que los demás hacían. La adoración de Israel hacia los dioses circundantes nos recuerda que el pueblo de Dios está a menudo en el peligro de adorar lo que el mundo adora.

Quizás Israel no dejó a Dios conscientemente. Pero el añadir la adoración de los dioses paganos con la adoración del verdadero Dios era el olvidarse del Señor. Al parecer Israel estaba dispuesto a adorar lo que fuera excepto al verdadero Dios. Cuando un hombre se deja de creer en Dios, él no cree en nada; y a la vez cree en todo.

Los Israelitas fueron tras estos falsos dioses de las varias naciones vecinas cual ramera: (1.) Porque aquellos eran florecientes en riqueza y honor, y ellos mismos estaban pobres y desdeñables; (2.) Porque la adoración del verdadero Dios era tan severa, pero la superstición pagana era libertina y agradable para la carne y sangre. Si Israel quería servir a los dioses de los Filisteos y los Amonitas, Dios permitiría que así lo hicieran. Él les permitió eso, en el sentido más necio, al entregarlos a la servidumbre de los Filisteos y los Amonitas. Por supuesto, Israel nunca fue bendecido cuando ellos servían a otros dioses. En lugar de eso, ellos fueron oprimidos y quebrantados; ellos fueron afligidos en gran manera – pero Dios les dio lo que querían.

Pastor Carlos Umaña Comunidad Cristiana Lifehouse.