Una vez más, los amigos de Job apelan a la idea de tradición y “todas las personas sabias saben esto.” Hablan en términos de asociaciones de causa y efecto entre la perversidad humana y el juicio recibido, y asumen que este principio siempre es verdadero en todos los casos – especialmente en el caso particular de Job. Cuando una vez que el mazo de la tradición es traído no hay nada más que decir. Los fariseos adoptaron este método con Jesús. El método Elifaz ha estorbado a más almas en el desarrollo de la vida con Dios que casi cualquier otra cosa.

Sus amigos dicen. Job, solo los impíos sufren como tú. Tú estás sufriendo en gran dolor; por lo tanto, debes ser uno de los impíos. Mientras más pronto confieses esto y te arrepientas, será mejor para ti. Bradley dijo: “Si los amigos están en lo correcto, estos y el ejército de los derrotados a quienes representan, las víctimas de los azares de la vida, sobre quienes cayó la torre de Siloe todos son rechazados por Dios, todos pecadores más allá de sus hermanos. Y detrás de estos, está uno, que fue despreciado y rechazado por los hombres, un hombre de penas, bien familiarizado con ellas, de quien nosotros, sus compañeros, que estuvimos alrededor de su cruz – nos escondimos como si fueran nuestros rostros, Él fue despreciado y nosotros no lo estimamos.”

Por cuanto él extendió su mano contra Dios, y se portó con soberbia contra el Todopoderoso. Por asociación, Elifaz claramente acusa a Job de esta arrogancia y desafío; de prácticamente atacar a Dios (Corrió contra él con cuello erguido, con la espesa barrera de sus escudos). Si Elifaz hubiera sido sabio hubiera visto a dónde quería llegar Job – Job está enfrentando algo que no puedo ver; no entiendo su problema, pero lo trataré con respeto. En vez de eso dijo, Según mi creencia tradicional, tú eres un hipócrita, Job. No hay delicadeza aquí. La filosofía de él es totalmente declarada en el lado negativo, y era imposible para Job malinterpretar el significado.

Elifaz poéticamente explicó que los perversos parecieran tener éxito por un tiempo (como lo hizo Job), pero su éxito es solo una ilusión. En realidad, están solos, pobres, y en tinieblas (una verdadera descripción del presente estado de Job). Ser gordo en ese mundo no era desagradable. Era la prueba de la prosperidad. Aquí Elifaz estaba admitiendo que los malvados sí prosperan; pero como dijo en Job 15:29, Su riqueza no perdurará. Había sabiduría en la descripción de los impíos y su destino de Elifaz. El problema era que no aplicaba a Job y a su situación. Independientemente del hecho de que estas palabras no aplicaban en el caso de Job, constituyen una descripción magnífica de la espantosa locura del hombre que se rebela.

Concibieron dolor, dieron a luz iniquidad: En esta manera indirecta, Elifaz acusa a Job de todo tipo de pecado incluyendo la hipocresía, soborno, provocación de problemas y mentir. Era difícil convencer a Job, y es difícil convencernos, de que esa vida justa y obediente había estado basada en culpa e hipocresía; que toda esta miseria era la compensación bien merecida, bien mesurada de una vida que era una mentira. Conforme la discusión se profundiza vemos a los tres amigos convenciéndose más y más de que Job es su propio peor enemigo y que sus pruebas son completamente de su propia fabricación.

¡Pobre Job! ¡Qué pelea de aflicción ha tenido que pelear! Su cuerpo gastado y torturado por su dolorosa enfermedad, su mente acosada por Satanás; y su corazón retorcido por la crueldad, y las falsas acusaciones de sus amigos. No me extraña que estuviera grandemente agitado, con frecuencia distraído, y algunas veces tomado desprevenido. Sin embargo, todos sus enemigos fueron encadenados; y más allá de esa cadena no podían ir. Dios era su protector invisible, y no sufrió que su fiel siervo fuera grandemente sacudido.

Pastor Carlos Umaña Comunidad Cristiana Lifehouse.