Dios sabía exactamente a qué distancia poner el sol de la tierra. Unos millones de millas más o menos y la vida como la conocemos sería imposible. El balance complicado de nuestro ecosistema es un argumento fuerte para la existencia de un creador. Vivimos en un mundo muy complejo. Existe una leyenda judía que relaciona el movimiento del sol con la alabanza a Dios como en salmos 113:3, 50:1 y 148:3. El progreso del sol en su recorrido es una canción ininterrumpida de alabanza a Dios. Y solamente esta canción hace posible su movimiento. Por lo tanto, cuando Josué quiso decirle al sol que no se moviera, tuvo que decirle que se acallara. Su canto de alabanza se calmó, el sol se detuvo.

Cuando Dios pone las lumbreras en la expansión de los cielos para señales, probablemente incluye lo que comúnmente llamamos el zodiaco, pero por los judíos antiguos era llamado el Mazarot según Job 38: 31,32. La secuencia del zodiaco es igual en cada idioma y cultura, aunque los nombres específicos de las constelaciones cambien. También, sabemos que las figuras de las constelaciones que se nos han sugerido no se parecen en nada a lo que son en realidad y nunca se parecieron. Pero los nombres de todas las formas de las constelaciones son iguales en todas las culturas. Esto señala hacia un punto común, un pre-Babel como inicio para todas estas cosas, antes de que se corrompiera la verdad de las constelaciones.

Lucas en su evangelio como en el libro de los hechos, habla de santos profetas que fueron desde el principio. Estos profetas pueden haber sido las estrellas mismas. El Salmo 147:4 e Isaías 40:26 nos dicen que Dios tiene las estrellas enumeradas y que tiene un nombre para cada una. Salmo 19:1-6 nos dice que los cielos contienen un mensaje de Dios. La astrología es una corrupción satánica del original “mensaje de Dios en las estrellas”, un mensaje delinea su plan de redención. Porque la astrología es una corrupción, debe ser rehuida siempre por el hombre como nos dice Isaías 47:12-15. Con tantas estrellas en el universo, muchas veces nos preguntamos si hay vida en otros planetas. Cuando tomas en cuenta todo lo que es necesario para el sostenimiento de la vida como la conocemos, hay pocos planetas capaces de sostenerla. Tomando en cuenta factores tales como: el tipo de nuestra galaxia, la ubicación, la edad, la masa, el color de la estrella, la distancia de las estrellas, la posición del eje, el periodo de rotación, la gravedad en la superficie, la fuerza de la marea, el campo magnético, la cantidad de oxígeno en la atmósfera, la presión atmosférica y otros 20 factores importantes, la probabilidad de que cada uno de estos 33 factores concurran en el mismo planeta es de una en 10 elevado a 42. El número total de los planetas posibles en el universo es 10 elevado a 22. El gobierno de los Estados Unidos gasta $100 millones cada año buscando inteligencia extraterrestre. Quizás fuera más sabio gastar el dinero cultivando vida inteligente en Washington u otros centros de gobierno.

Vemos que la gran variedad de las aves y las criaturas del mar fueron creados a la vez, no evolucionaron lentamente durante millones de años. Aunque la flora fue creada antes que fauna, los animales no fueron creados a partir de las plantas. Entre la diversidad de animales, muchos comparten estructuras similares: los pájaros, los reptiles, los mamíferos, entre otros. Esto es un argumento a favor de un diseñador común y de una fuente de vida común. No toda la vida vino de la misma célula primordial, pero sí vino del mismo diseñador.

Otra vez, toda vida animal es creada según su género. Dios, a propósito, estructuró mucha variación entre un género, pero un «género» no se convierte en otro. Por ejemplo, la estructura entre los perros es diversa. El “Tacita de té” es muy diferente al “Gran Danés”, pero los dos son perros. No se convertirán en ratas, no importa cuánto sean cruzados. Los evolucionistas muchas veces dan ejemplos convincentes de microevolución, de variación de un género dentro de su género, adaptándose a su medio ambiente. Por ejemplo, la mariposa de abedul puede aparecer en su forma oscura (carbonaria) más que en su forma clara (común) cuando la polución hace que sea fácil que las oscuras escapen de la detección. O los pinzones pueden desarrollar diferentes picos en diferentes ambientes. Pero las mariposas siguen siendo mariposas; y los pinzones, pinzones. No ha habido ningún cambio fuera de un género. La microevolución no prueba la macroevolución.

La mayoría de las personas no están enteradas de que los oponentes más vehementes de Darwin no eran clérigos, sino expertos en fósiles. Darwin admitió que el estado de la evidencia fósil era la objeción más obvia y más grave que se podía levantar contra su teoría, y también admite que por razón de toda la evidencia fósil todos los paleontólogos más eminentes y todos los mejores geólogos muchas veces, unánimes, han mantenido vehementemente que las especies no cambian. El registro fósil rechaza completamente la idea de millones de cambios pequeños; los saltos rápidos son una manera de atribuir poder milagroso a la «casualidad”» o a la «naturaleza» en vez de a Dios. Mientras admiramos la fe de los que creen tan esperanzados en tales monstruos, parece mucho más racional creer en un Dios sabio, creador, y diseñador.

Pastor Carlos Umaña Comunidad Cristiana Lifehouse.