Empezando en Esdras 4:8 y continuando hasta 6:18, todo está escrito en arameo, en vez de hebreo; Esdras 7:12-26 también está escrito en arameo. La carta probablemente fue dedicada a un escriba persa, quien tradujo y la transcribió al arameo.

La mentira de los enemigos que ese grupo de judíos edificaban la ciudad rebelde y mala, y levantaban los muros y reparaban los fundamentos, indica que el trabajo del cual se quejaban no era el de la reconstrucción del templo, porque ese trabajo ya estaba terminado.

No es necesario enfatizar que los muros y los cimientos son los de la ciudad, y no del templo; pero ambas obras son confundidas a menudo. Para el reinado de Artajerjes, el templo ya había estado de pie por medio siglo. En su carta le decían al rey que ese pueblo no pagará tributo, impuesto ni rentas: Esto era una mentira y una falsa acusación. Recordaron los pecados anteriores de Jerusalén y los atribuyeron a los exiliados escarmentados que habían regresado. Acomodaron sus palabras hábilmente para reclamar que estaban apoyando y protegiendo al rey. Su ataque por medio de la carta fue hábil, llena de mentiras y verdades.

Esta carta samaritana, fue hecha a base de verdades y mentiras, pero, el Rey de Persia se enfocó en la verdad de la carta – el pasado pecaminoso y trágico de Jerusalén. Artajerjes I notó que en tiempos pasados en verdad hubo reyes poderosos en Judá, quienes habían tenido el poder para cobrar impuestos e imponer tributo en sus vecinos. En su mente, significaba que Judá tenía el potencial para regresar a su poderoso pasado.

Cuando dicen que: dominaron en todo lo que hay más allá del río: Ese es, el Éufrates. Ambos David y Salomón cargaron su dominio sobre este rio. En 2 Samuel 8:3 en adelante, y 1 Reyes 4:21, esta donde está escrito que, Salomón reinó sobre todos los reinos desde el rio (Éufrates) hasta la tierra de los filisteos; y hasta la frontera de Egipto. La carta de los samaritanos adversarios tuvo éxito. Artajerjes Rey de Persia, probablemente el hombre más poderoso del mundo en ese tiempo, mandó a que se detuviera la obra. Los adversarios aprovecharon a máximo el decreto de Artajerjes y lo usaron para detener la obra por completo.

A través de las diferentes tipos de tácticas mencionadas por los samaritanos en el amplio estudio de Esdras 4:4-23, estos adversarios lograron interrumpir la obra por más de 15 años. La palabra ‘Entonces’ a simple vista nos apuntaría al versículo mencionado anteriormente; pero solo tendría sentido si se retomara del versículo 5 el cual fue interrumpido por un gran paréntesis (6-23). El tiempo se regresa al de Zorobabel.

Se detuvo hasta el año segundo del reinado de Darío rey de Persia: Esto nos demuestra que la obra no se detuvo por siempre. A pesar de que los adversarios atacaron por medio de asociación subversiva y mintiendo a las autoridades, y aunque parecían tener éxito con su segunda táctica, no tuvieron victoria sobre Dios y Su pueblo. Su única Victoria fue retrasarlo, pero no derrotarlo.

Pastor Carlos Umaña Comunidad Cristiana Lifehouse.