A pesar de que Esdras había aceptado el retraso porque era necesario, también hizo responsables a la asamblea de hacer lo que acordaron en los meses después de la gran asamblea. Todo el proceso tardo varias semanas, porque muchos hombres habían tomado mujeres extranjeras. El juicio era necesario por que necesitaban examinar si una de estas esposas había decidido genuinamente servir al Señor y abandonar sus religiones nativas. Si la esposa pagana había decidido permanecer en su primera alianza con su pueblo formal y sus ídolos, ella no podía vivir entre la comunidad del pacto y tenía que divorciarse. Hasta el final del capítulo, hay una lista demostrando que solamente alrededor de 114 esposas extranjeras rechazaron servir al Dios de Israel y tuvieron que divorciarse. Yamauchi; un historiador, calcula que era menos del medio por ciento del pueblo quienes eran culpables de este matrimonio mixto pagano y tenían que divorciarse de sus esposas. Aunque era un porcentaje muy bajo, aun así, se tenía que confrontar de una manera fuerte y se hizo. También demuestra que la mayoría de las esposas extranjeras decidieron unirse al pueblo de Dios tanto en sus corazones como en sus hogares.

En el Nuevo Testamento también hay instrucción a los creyentes que se casen con personas que comparten su fe. Los matrimonios con no creyentes son condenados (2 Corintios 6:14) y los viudos (como ejemplos de los solteros) son directamente ordenados a casarse con alguien de la misma fe (1 Corintios 7:39). Sin embrago, Pablo especialmente ordena que si un creyente está casado con un no creyente, deben de permanecer casados de ser posible, en la posibilidad de que sea un buen testimonio para el conyugue incrédulo y por el beneficio de los hijos (1 Corintios 7:12-17).

Aquellos que habían dejado a sus esposas (por que se reusaban a convertirse) están listados aquí. En cierta manera es una lista vergonzosa, y no es una muy buena manera de tener tu nombre escrito en el libro más vendido de todos los tiempos. Nadie estuvo exento de esta reformación la cual se llevó a cabo con minuciosidad. Cierta acción siempre es el resultado verdadero, y solo la expresión satisfactoria, el dolor sobre el pecado. Rabís judíos especulaban que la razón por la cual hombres judíos se divorciaron de sus esposas judías y se casaron con mujeres de culturas paganas (Malaquías 2:10-16): es porque las mujeres judías que regresaron del exilio perdieron su belleza y envejecieron antes de tiempo. Cuando los judíos estuvieron cerca del exilio, los rostros de las mujeres judías fueron oscurecidos por el sol. Por lo tanto, las dejaron y se casaron con mujeres bárbaras.

Esto demuestra que pecaron conscientemente; ya que el pago por el pecado con ignorancia no era un carnero, sino una cabra. Por lo cual implica que la mayor parte de sus esposas eran estériles; lo cual paso por la gran providencia de Dios, parcialmente para manifestar Su disgusto en contra de dichas parejas, y en parte para que la práctica de este deber grande y necesario no fuera estorbada por demasiadas dificultades.

Como se ha visto antes, el problema más grande es que estas esposas permanecieron paganas y se reusaban unir a la comunidad del pacto. Su rompimiento con el pueblo de Israel fue basado en fe y ni en su raza. Nos separaremos al menos conforme a la ley de Cristo, quien frecuentaba el templo, reconocía el estado, aceptaba invitaciones a grandes casas; pero Su corazón y su habla siempre era acerca de Su Padre.

Esdras desaparece de registros bíblicos por al menos trece años, cuando aparece de Nuevo en el libro de Nehemías. Su pasión en ese entonces es el mismo que el que aparece en el final del libro de Esdras: el transformar el pueblo de Dios trayéndoles la Palabra de Dios.

Pastor Carlos Umaña Comunidad Cristiana Lifehouse.