Miguel tiene un trabajo especial, el proteger a Israel. Dios señaló a Miguel como un guardián espiritual sobre Israel. Será tiempo de angustia: Esto se refiere al tiempo de persecución para Israel y la calamidad mundial conocida como la Gran Tribulación. Este periodo también es llamado el tiempo de angustia para Jacob en Jeremías 30:7. El pueblo judío a pasado por varios tiempos de angustia a través de su historia. Desde los horrores en la caída de Samaria y Jerusalén, a los terrores traídos por Antíoco Epífanes, a la destrucción de Jerusalén por los Romanos, a la persecución de la iglesia durante el Oscurantismo, los saqueos de Europa, hasta el holocausto del Siglo XX, a menudo parece que la historia de Israel ha sido un tiempo de angustia. Sin embargo, este tiempo de angustia será diferente. Este será el peor tiempo de angustia que Israel haya visto. Jesús citó este pasaje en Mateo 24:21: porque habrá entonces gran tribulación, cual no la ha habido desde el principio del mundo hasta ahora, ni la habrá. Con gran tristeza, debemos de decir que la Biblia enseña que lo peor aún esta por venir para Israel y el pueblo judío. A pesar de los terrores de ese tiempo, la liberación esta asegurada. No todas las personas con linaje judío serán libradas, pero Israel, como un todo, será conocido como el pueblo que confió en Jesús como su Mesías, y verdaderamente se volverán al Señor.

La resurrección de los muertos se refiere a la resurrección de Israel como nación. Pero el significado claro es que se refiere en general a la resurrección del cuerpo. La Biblia claramente enseña dos resurrecciones, uno para los salvos, y otra para los condenados (Juan 5:29, Apocalipsis 20:4-6, y Apocalipsis 11-15). Si en verdad creyéramos que cada uno de nosotros vivirá para siempre, esto cambiaría profundamente nuestra vida. El terror del infierno nunca termina. No hay una dichosa aniquilación después de algún periodo de castigo. Este pasaje niega la doctrina que se levanta dentro de la iglesia: un aniquilamiento modificado que enseña que los pecadores injustificados son enviados al Infierno, y que sufrirán tormentos por un momento, pero después perecen por la eternidad. Lógicamente que el Infierno debe ser eterno, debido a que es el lugar donde los seres imperfectos deben de pagar una penalidad continua por sus pecados, debido a que ni siquiera pueden hacer un pago perfecto. El El principio detrás del sacrificio del Antiguo Testamento nos recuerda que un pago imperfecto por los pecados debe ser un pago continuo por los pecados. Las Escrituras, como un todo, nos enseñan que no únicamente son muchos resucitados. Aquí, los entendidos entre el pueblo de Dios son aquellos que enseñan la justicia a la multitud. Todo el pueblo de Dios es como estrellas, en el sentido que irradian luz y ayudan a otros para que vean y hallen su camino. Esta promesa aplica a todos los entendidos, y a todos aquellos que enseñan la justicia a la multitud a través de los siglos. Pero podría tener su aplicación específica en los 144,000 evangelistas de las tribus de Israel durante la Tribulación (Apocalipsis 7). El resplandor de los entendidos de Dios, y aquellos que enseñan la justicia a la multitud, perdurarán por siempre. No se desvanece. Perdura, no como muchas cosas en las cuales ponemos nuestro esfuerzo, que, aunque tengan éxito, solamente dan un “resplandor” temporal. Vale la pena el invertir nuestras vidas en las cosas que durarán por la eternidad.

El cerrar las palabras implica que las palabras deberían de mantenerse a salvo hasta el tiempo que se necesitaran. Sellar el libro tiene el doble sentido de autentificar el mensaje y preservarlo. La profecía de Daniel ciertamente fue de alto valor en su propia época. Pero llegaría un día, el tiempo del fin, cuando esta profecía tendría aún más importancia. Por lo tanto, era importante el cerrar las palabras, y el sellar el libro hasta el tiempo del fin. Daniel describe una característica del tiempo del fin. Daniel nos ha revelado lo suficiente para que el libro en verdad pueda estar sellado. De Daniel 11:36 a Daniel 12:3, vemos: Un líder mundial, que absolutamente se opone a Dios, una religión mundial, basado en la abominación desoladora, una guerra mundial, la cual derrota al líder, un tiempo de gran tribulación para Israel, la cual dura tres años y medio, un pueblo de Dios después de la tribulación, juicio y recompensa de los justos

Las visiones de Daniel 10 hasta el 12, todas sucedieron mientras Daniel estaba parado al lado del río. Al parecer estos otros varones al lado del río eran ángeles. Un ángel le preguntó al otro, no para el beneficio del ángel, pero para el beneficio de Daniel, y para nuestro beneficio. En un juramento solemne, un ángel anunció que el tiempo de tribulación duraría tres años y medio (tiempo, tiempos, y la mitad de un tiempo). Este periodo de tres años y medio es bien conocido en otros pasajes de la profecía Bíblica. El pueblo de Israel parecerá que esta aplastado completamente al finalizar estas cosas, pero en aquel tiempo, el Mesías – en el cual ellos confiarán antes de que regrese – regresará para rescatarles. Esto nos consuela. Daniel no entendió todo tampoco, aún cuando él lo escuchó de primera mano. Quizás Daniel hizo esta pregunta porque estaba ansioso, ya que él entendió que tan terrible iba a ser el tiempo de angustia.

Pastor Carlos Umaña Comunidad Cristiana Lifehouse.