Pablo fue fortalecido por Jesús para este ministerio porque fue tenido por fiel para él. La fidelidad hizo a Pablo “utilizable” para Dios. A menudo vemos el servir cristiano como algo voluntario. Sin embargo, como cristianos, en lo que se refiere a Jesús y a la iglesia, no somos voluntarios. Somos esclavos, somos siervos de Jesús, y la fidelidad es algo que se espera de tales servidores. La palabra, ministerio simplemente significa “servicio”. En el lenguaje original del nuevo testamento, no había nada “elevado” o “espiritual” acerca de esa palabra. Solo significaba trabajar duro y servir. Sin embargo, para este ex blasfemador y perseguidor del pueblo de Dios, este era un gran honor. El pasado de Pablo no lo descalificaba para servir a Dios. La gracia y la misericordia de Dios fueron suficientes para cubrir su pasado. Nosotros nunca deberíamos sentir que nuestro pasado nos incapacita para ser utilizados por Dios. Con estas palabras, Pablo le dio a Timoteo otra razón para permanecer en Éfeso. Estas palabras de Pablo restablecieron la confianza de Timoteo “Si hay alguien no deba ser digno de ser tomado en cuanta, ese debo ser yo. Sin embargo, Dios encontró la manera de usarme, y Él te usará a ti también mientras permaneces en Éfeso”. La ignorancia y la incredulidad nunca nos excusan de nuestro pecado, pero sí invitan a la misericordia de Dios, porque el pecado cometido e ignorancia e incredulidad nos hace menos culpables que el creyente que peca conscientemente. Sin embargo, no fue la ignorancia de Pablo lo que lo salvó; fue la abundante gracia de Dios (un favor inmerecido de Dios)

Palabra fiel y digna de ser recibida por todos: Esta frase introduce una inusual declaración de gran importancia. Pablo usó esta frase 5 veces – todas en las Epístolas Pastorales. Jesús vino al mundo a salvar a los pecadores, no a aquellos que viven bajo la ilusión de su propia justicia. La afirmación de Pablo de ser el primero de los pecadores no fue una especie de expresión superpiadosa de falsa humildad. Él realmente sentía que sus pecados le hicieron más responsable ante Dios que otros. En Hechos 26:11, Pablo explica a Agripa lo que podría haber sido su peor pecado: “Y muchas veces, castigándolos en todas las sinagogas, los forcé a blasfemar; y enfurecido sobremanera contra ellos, los perseguí hasta en las ciudades extranjeras.” Él forzó a otros a blasfemar contra Jesús. Esto en verdad fue una parte horrible del pecado de Saulo. Un hombre tan malo como Pablo recibió misericordia. Esto significa que la puerta está abierta para otros que no han sido tan malos pecadores como Pablo lo fue. Pablo explica otra razón por la que Dios ama salvar a los pecadores. Ellos se convierten en un ejemplo para aquellos que han de creer en Él. Dios quiere que otros vean lo que Él puede hacer al trabajar en nosotros.

Pablo no podía pensar en lo malo que él era, y en cuán grande era la salvación de Dios, y en cuán grande era el amor de Dios, sin caer rendido en una alabanza espontánea. Él sabía que Dios era el Rey de los Siglos, gobernando y reinando en poder absoluto y gloria. Él sabía que Dios era Inmortal, existiendo antes de que todo lo demás existiera, y siendo el creador de todas las cosas. Además, él sabía que Dios era Invisible, no es conocido por nosotros en su totalidad, no podemos entender a Dios por completo o conocer todos sus secretos. Él sabía que es único y sabio, que Él es Dios, no nosotros. Nosotros pensamos que nuestros planes e ideas son muy importantes, pero solo Dios sabe y entiende todas las cosas. Sabiendo todo esto acerca de Dios, Pablo no podía dejar de alabarle. Si alguna vez tenemos problemas para adorar a Dios es porque no lo conocemos lo suficiente. Esta descripción de Dios le dio a Timoteo otra razón para permanecer en Éfeso, él podía y debía quedarse ahí si consideraba la grandeza del Dios a quien servía. Este gran Dios es digno de su servicio y puede fortalecer su servicio en Éfeso.

Al mismo tiempo, las palabras hijo Timoteo expresan un tono de amor paternal. Pablo está siendo severo, pero lleno de amor. Hay una formalidad afectuosa muy peculiar en el uso de este nombre personal, aquí y al final de la carta. Pablo quería que Timoteo considerara lo que el Espíritu Santo le había dicho a través de otros en el pasado, y que de eso recibiera el valor necesario para permanecer en Éfeso. Aparentemente, Dios había hablado a Timoteo a través de otros a través del don de profecía, y estas palabras eran un estímulo para que Timoteo se mantuviera fuerte ante las dificultades que estaban frente a él. Podrían haber sido una descripción del ministerio futuro de Timoteo; podrían haber sido una advertencia contra el ser tímido en su obra para Dios. Fuera lo que fuese Dios quería que Timoteo sacara fuerzas de estas en las dificultades presentes. El enfoque no es la palabra profética que Timoteo había escuchado en el pasado, el enfoque era la batalla que se encontraba frente a él en ese momento, donde él debe militar la buena milicia– que es, pelear la buena batalla. Timoteo tenía un trabajo frente a él, y era ir a la batalla. No iba a ser fácil, ni cómodo, ni libre de preocupaciones. Tenía que aproximarse al trabajo que Pablo le había dejado en Éfeso, así como un soldado se aproxima a la batalla.

Fe y buena conciencia son herramientas esenciales cuando luchamos para el Señor. Estas nos protegen contra los ataques espirituales de la duda y la condenación. Pablo habla sobre rechazar la fe; aquellos que rechazan lo que Jesús y sus apóstoles enseñaron, se dirigen a la ruina (naufragaron). No sabemos nada sobre Himeneo y Alejandro más que lo que Pablo menciona sobre ellos aquí. Pablo aparentemente los disciplinó por su desobediencia a Dios en herejía, en conducta, o en ambas. Aquí vemos seis razones diferentes por las que deberíamos seguir el ejemplo de la orden que Pablo le dio a Timoteo de permanecer en Éfeso y no darse por vencido en tiempos difíciles, debemos permanecer: Porque ellos necesitan la verdad, porque tú ministras en un lugar difícil, porque Dios usa gente indigna, porque tú sirves a un Gran Dios, porque estás en una batalla y no te puedes rendir y porque no todos lo hacen.

Pastor Carlos Umaña Comunidad Cristiana Lifehouse.