Habiendo tratado con sus preguntas sobre el matrimonio y soltería, Pablo ahora señala la siguiente de sus preguntas, con respecto a comer carne que ha sido sacrificada a los ídolos. La carne sacrificada en altares paganos usualmente se dividía en tres porciones: una porción era quemada en honor al dios; una porción era dada al adorador para llevarla a casa y comer; y la tercera porción era dada al sacerdote. Si el sacerdote no quería comer su porción, él la vendía en el restaurante del templo o el mercado de carne. La carne servida y vendida en el templo generalmente era más barata; por tanto, al igual que ahora, a la gente le gustaba regatear (¡incluyendo a cristianos!). El asunto trae muchas preguntas: ¿podemos comer carne comprada en el mercado de carne del templo?  ¿Qué si nos sirven carne comprada en el mercado de carne del templo cuando somos invitados a la casa de alguien?  ¿Puede un cristiano comer en el restaurante de un templo pagano? En lugar de hablar acerca de comida, Pablo primeramente habla de principios de conocimiento y amor. La actitud cristiana es fundada en amor, no en conocimiento; y la meta de la vida cristiana no es el conocimiento, sino el amor. La diferencia entre envanece y edifica es impactante; es la diferencia entre una burbuja y un edificio. Algunos cristianos crecen, ¡otros solo se hinchan! Si creemos que lo sabemos todo, realmente no sabemos nada. Sin embargo, hay un conocimiento que es importante: el conocimiento que Dios tiene de aquellos que lo aman.

Porque solo hay un Dios verdadero, los ídolos no son dioses competidores. Los ídolos son por tanto nada en el mundo, y son solo llamados-dioses. Si la carne es ofrecida a Zeus, Zeus no es real. ¿Qué hay con algunos pasajes bíblicos que sugieren que hay otros dioses?  Por ejemplo, en Juan 10:34, Jesús cita Salmos 82:8-9, al decir Ustedes son dioses. Pero los jueces de Salmos 82 eran llamados “dioses” porque en su oficio determinaban el destino de otros hombres.  En Juan 10, Jesús está diciendo “si Dios le está dando a estos injustos el título de ‘dioses’ por su oficio, ¿por qué consideran blasfemia que me llamo el ‘Hijo de Dios’ a la luz del testimonio Mío y de Mis obras?”  El uso de dioses en Salmos 82 era una metáfora. De igual modo, 2 Corintios 4:4, Pablo llama a satanás el dios de este siglo. Ciertamente, él no quiere decir que satanás es un dios verdadero, un dios rival para el Señor Dios. Satanás puede ser llamado el dios de este siglo porque ¡él es conocido como un dios por mucha gente! Ciertamente, en el mundo antiguo, había muchos dioses diferentes – e incluso dioses conocidos como el dios no conocido ¡para cubrir cualquier dios que haya sido olvidado! Cuando Pablo llama a Jesús Señor, él usa la palabra griega kurios, y esta palabra habría significado algo a la gente lectora de la Biblia del tiempo de Pablo. Los cristianos corintios podrían haber razonado algo así: si los ídolos realmente son nada, no debe significar nada el comer carne sacrificada a los ídolos, y no debe significar nada el comer en los edificios usados para adorar a estos ídolos.

En la siguiente sección, Pablo les mostrará un mejor camino. Los cristianos corintios que se sentían libres de comer en el templo pagano podrían basar su libertad en un conocimiento correcto (sabiendo que los ídolos son nada). Y si alguien cree que hay algo para un ídolo, y ellos comen carne que ha sido sacrificada a un ídolo, su conciencia, siendo débil, se contamina. ¿Por qué su conciencia es considerada débil? No porque su conciencia no funcione.  De cierto, funciona – en efecto, funciona de más. Su conciencia es considerada débil porque está informada incorrectamente; su conciencia está operando con la idea de que en realidad es algo para un ídolo. En Hechos 15:29, el concilio de Jerusalén envió una carta mandando a algunas iglesias de (entre otras cosas) abstenerse de lo sacrificado a los ídolos. Pero la discusión de Pablo sobre este asunto no contradice lo que el concilio de Jerusalén decidió en Hechos 15. En vez de eso, muestra que la decisión del concilio no intentaba ser normativa para toda la iglesia siempre; fue una expedición temporal, destinada a avanzar la causa del Evangelio entre los judíos. Por el otro lado, ni porque no comamos, seremos menos. Nadie es menos espiritual por abstenerse de carne sacrificada a ídolos. Pablo pone el principio en claro. Nuestras acciones nunca se pueden basar en lo que sabemos que está bien para nosotros; también necesitamos considerar lo que está bien con respecto a nuestros hermanos y hermanas en Jesús. Es fácil para un cristiano decir, “Yo solo le respondo a Dios y a nadie más” e ignorar a su hermano o hermana. Es verdad que responderemos a Dios y a nadie más; pero responderemos a Dios por como tratamos a nuestros hermanos y hermanas.

Muchas personas cubren un espíritu de envidia y falta de caridad con el nombre de celo piadoso y preocupación tierna por la salvación de otros; ellos encuentran falla en todo; su espíritu es un espíritu de censura universal; nada puede agradarlos; y todos sufren por ellos. Estos destruyen más almas por diezmar la menta y el comino, de lo que otros hacen por descuidar asuntos con mayor peso de la ley. Tales personas tienen lo que se conoce como, y muy propiamente también, piedad agría.

Pastor Carlos Umaña Comunidad Cristiana Lifehouse.