¿Por qué Pablo probó tan cuidadosamente la resurrección de Jesús? No fue porque los cristianos corintios creían que Jesús no resucitó de los muertos. En efecto, él lo deja claro en 1 Corintios 15:11 Entonces ¿Por qué era tan importante? Los cristianos de Corinto no estaban negando la resurrección de Jesús; ellos estaban negando nuestra resurrección.  Ellos fueron influenciados ya sea por la filosofía griega (la cual consideraba la resurrección indeseable, considerando el estado de “espíritu puro” superior), o por el pensamiento de los Saduceos (quienes creían el mundo más allá como una ilusión). La conclusión es que los corintios cristianos creyeron que vivíamos para siempre, pero no en cuerpos resucitados. Recuerda que la resurrección no es solamente vida después de la muerte. Es la continuación de la vida después de la muerte en cuerpos glorificados, los cuales son nuestros cuerpos presentes en un estado glorificado. Si estos pocos corintios estaban en lo cierto acerca de la resurrección, entonces ¡Jesús aún estaba muerto!

Si no hay resurrección, entonces Jesús no resucitó, y Pablo y los otros apóstoles han estado predicando en vano. No hay un Jesús real, resucitado a quien ellos están sirviendo. Si no hay principio de resurrección, y si Jesús no resucitó de los muertos, entonces los apóstoles son mentirosos. Si Jesús no se levantó de los muertos, entonces la muerte tiene poder sobre Él y lo ha derrotado. Si la muerte tiene poder sobre Jesús, Él no es Dios. Si Jesús no es Dios, Él no puede ofrecer un sacrificio completo por nuestros pecados. Si Jesús no puede ofrecer un sacrificio completo por los pecados, mis pecados no están del todo pagados delante de Dios. Si mis pecados no están completamente pagados delante de Dios, entonces ¡aún estoy en mis pecados! Si Jesús no fue levantado, Él es incapaz de salvar. Si no hay principio de resurrección, entonces ¡toda la vida cristiana es una broma lamentable! Si no tenemos algo más allá de esta vida por perseguir, ¿Por qué molestarse con los problemas de ser un cristiano?

Es cierto que ser cristiano resuelve muchos problemas; pero también trae muchos otros. Pablo, (como el predicador en el libro de Eclesiastés) vio poco valor final en la vida si solo hay esta vida para vivir. Es verdad que conocer a Jesús y amar a Jesús puede hacer mejor esta vida. Pero en ocasiones hará peor nuestra vida. Podemos apreciar algunas de las dificultades con las que vivió Pablo, cuando entendemos lo que Pablo quiso decir cuando escribió, “Si en esta vida solamente esperamos en Cristo, somos los más dignos de conmiseración de todos los hombres.” Entonces entendemos que vida tan difícil vivió Pablo. Pablo pensaba, “con todo lo que he soportado por Jesucristo, si no hay una resurrección y una recompensa celestial más allá de esta vida, soy un tonto para ser compadecido.” ¿Podemos, en nuestros tiempos súper-cómodos, decir lo mismo? Trapp dice que Pablo puede escribir esto “Porque nadie fuera del infierno ha sufrido jamás más que lo que han sufrido los santos.”

Pablo solo aplica este principio a cristianos. Él escribe, somos los más dignos de conmiseración de todos los hombres. Para el incrédulo, esta vida le da cualquier posibilidad de placer, y cualquier felicidad que puedan encontrar ahora es toda la felicidad que conocerán. ¡Cuán diferente para el cristiano!

La divinidad de Jesús se basa en la resurrección de Jesús (Romanos 1:4). La soberanía de Jesús se basa en la resurrección de Jesús (Romanos 14:9). Nuestra justificación se basa en la resurrección de Jesús (Romanos 4:25). Nuestra regeneración se basa en la resurrección de Jesús (1 Pedro 1:3). Nuestra resurrección final descansa en la resurrección de Jesús (Romanos 8:11).

Spurgeon dijo: “El hecho es, que el hilo plateado de la resurrección corre a través de todas las bendiciones, de la regeneración en adelante a nuestra gloria eterna, y las une.”

Pastor Carlos Umaña Comunidad Cristiana Lifehouse.