Una Iglesia bendecida por Dios