La Biblia no da argumentos detallados de la existencia de Dios. Sin embargo, sí nos dice cómo podemos saber que Dios existe y podemos saber que Dios existe debido a lo que vemos en la creación. Esto es, el entendimiento de que tiene que haber una inteligencia con propósito que creó este mundo, porque el mundo muestra inteligencia y propósito en su creación. Podemos estudiar a Dios, pero no podemos ponerlo bajo un microscopio. Solamente podemos saber lo que Él decide revelarnos. Lo que Él decide decirnos es beneficioso y útil para nosotros. Creemos que la Biblia debe de ser entendida literalmente; esto es, de una manera sencilla y verdadera, de acuerdo con su contexto literario.

La Biblia declara simple y directamente que el mundo no se creó a sí mismo, ni apareció por casualidad. Fue creado por Dios, quien, por definición, es eterno y siempre lo ha sido. No es ningún accidente que Dios es el sujeto de la primera oración de la Biblia, porque esta palabra domina todo el capítulo y llama la atención en cada punto de la página: Se usa unas 35 veces en unos 35 versículos de la historia. Si crees en Génesis 1:1, realmente no tienes problema para creer el resto de la Biblia.

La palabra hebrea antigua Elohim se usa para describir a Dios. Gramaticalmente, es una palabra plural usada como si fuera singular. Los verbos y pronombres usados con Elohim deben de estar en plural, pero cuando Elohim se refiere a Jehová Dios los verbos y pronombres están en singular. El simple hecho de la creación de Dios es aún más maravilloso cuando consideramos la grandeza del universo de Dios.

Si Dios creó los cielos y la tierra, entonces debemos de deshacernos de la idea de que alguna cosa sucede por casualidad. La “casualidad” solo describe la probabilidad estadística de que algo suceda. La casualidad en sí no puede “hacer” nada. Dios no usó material que ya existía para crear la tierra. En el hebreo antiguo la palabra “bara” (creó) es específica. Significa: “crear de la nada”, lo que muestra que Dios creó el mundo de la nada, no de sí mismo. Dios es distinto a su creación. A diferencia de percepciones orientales y panteístas acerca de Dios, la Biblia enseña que el universo podría perecer pero que Él permanecería. La tierra estaña desordenada y vacía: Algunos traducen la idea en este versículo como: “la tierra se volvió desordenada y vacía”. Lo que algunos pensamos es que la tierra, originalmente, no fue creada desordenada y vacía, sino que se volvió desordenada y vacía a través de la obra destructiva de Satanás. Sin embargo, este no es el sentido gramatical pleno del hebreo antiguo.  Aquellos que siguen esta idea se dirigen a Isaías 45:18: “Porque así dijo Jehová, que creó los cielos; él es Dios, el que formó la tierra, el que la hizo y la compuso; no la creó en vano, para que fuese habitada la creó: Yo soy Jehová, y no hay otro”. La idea es que Dios dice aquí que Él no creó el mundo en “vano” (la palabra hebrea aquí es la misma palabra que “vacía” en Génesis 1:1 Algunos especulan que esto era debido a que Satanás fue arrojado a la tierra (Isaías 14:12; Ezequiel 28:16) y se resistió al plan de Dios, aunque su resistencia fue en vano. Cuando Dios comenzó a transformar la tierra en algo hermoso y compatible con su gran plan, Él empezó con la obra de El espíritu de Dios. El Espíritu Santo comienza cada obra de creación o re-creación de Dios.

El primer paso desde el caos hasta el orden es traer la luz. Esto es, también, la manera en que Dios obra en nuestra vida. Dios no tuvo que formar la luz con sus manos. Fue suficiente con que Dios pronunciara las palabras: “Sea la luz”, y se hizo la luz. Génesis nos dice que la luz, el día, y la noche, existían desde antes que el sol y la luna fueran creados en el cuarto día. Esto nos muestra que la luz es más que la sustancia física; también tiene un aspecto sobrenatural. En el nuevo cielo y la nueva tierra, no habrá luz de ningún sol o luna. Dios mismo será la luz. Algunos dicen que Dios creó al mundo en seis días, y otros dicen que lo creó en seis eras geológicas enormes. Aunque entre los cristianos hay algún desacuerdo en cuanto a esto, el significado más sencillo y claro del texto es que lo creó en seis días con la percepción que nosotros tenemos de los días.

Algunos comentaristas y científicos creen que la Biblia reconoce la existencia de vapor de agua en el cielo. Tal cobertura de vapor cambiaría de gran manera la ecología de la tierra, y Henry Morris sugiere varios efectos de una cobertura de vapor de agua: Las aguas que estaban sobre la expansión, probablemente, constituyeron una gran cobertura de vapor de agua sobre la troposfera y, posiblemente, sobre la estratosfera también, en la región de alta temperatura conocida como la ionosfera, extendida profundamente en el espacio. Funcionaría como un invernadero mundial, manteniendo una temperatura casi uniforme en toda la tierra.

La idea es que antes de esto, la tierra estaba cubierta de agua. Ahora las aguas están juntadas en un solo lugar, y aparece la tierra seca. Todo esto pasó antes de que se creara el sol (el cuarto día de la creación, Génesis 1:14-19). Esto significa que debían haber tenido nutrición suficiente por la luz que Dios había creado antes del sol y la luna. Muchos se preguntan cómo el sol, la luna, y las estrellas fueron creados el cuarto día cuando la luz (incluyendo el día y la noche) fue creada el primer día. Muchos han sugerido que el problema se resuelve diciendo que estos cuerpos celestiales fueron creados el primer día, pero que no eran específicamente visibles o que no se habían formado completamente, hasta el cuarto día. Pero Apocalipsis nos cuenta de un día venidero en el cual no necesitaremos más al sol o a la luna o a las estrellas. No hay razón por la cual Dios no podía haber empezado la creación de la misma manera en que la acabará. Esto es el comienzo de la vida en el planeta tierra, creado directamente por Dios, no evolucionando por millones de años. Las plantas no fueron creadas como semillas, sino como plantas ya desarrolladas. Fueron creadas como plantas ya maduras, teniendo una “apariencia” de edad.

Según su género es una frase que aparece 10 veces en Génesis capítulo 1. Significa que Dios permitió que hubiera variación dentro de un género, pero algo de un género nunca se convertirá en otro género. Dios sabe que es bueno. No es una difusa moral neutral. Él sabe lo que es bueno y organiza su creación para que salga todo perfecto. Dios no llama bueno al mundo hasta que llega a ser habitable, un lugar donde el hombre pueda vivir.

Produzca la tierra hierba verde que dé semilla y vio Dios que era bueno: Algunos utilizan este pasaje para apoyar el uso de las drogas (especialmente la marihuana), porque es pasto y hierba verde vino por el mandato de Dios. Pero, seguramente, no toda hierba es buena para todo. De hecho, el uso de drogas de esta manera no está aprobado en ningún lado y es siempre condenado en la Biblia. El uso incorrecto de las drogas muchas veces es asociado con la hechicería y lo oculto. La hechicería es condenada completamente en la Biblia. En el Antiguo y Nuevo Testamento, la palabra “adivinación” o “hechicería” estaba conectada con el hacer y tomar drogas.

Pastor Carlos Umaña Comunidad Cristiana Lifehouse.