Estas personas son parte de la familia de Dios (él los llama hermanos), y ese es el problema. Aunque tienen al Espíritu Santo no se están comportando como espirituales, sino como carnales, como cristianos inmaduros. Hay un debate significativo sobre si puede haber tal cosa como cristianos carnales. Algunos dicen que es una contradicción de términos, que Pablo realmente está diciendo que estos carnales no son cristianos del todo. Sin embargo, claramente los llama hermanos, y dice que son niños en Cristo. ¿Cómo se pueden usar esos términos acerca de alguien que no es un cristiano? El cristiano carnal es un hijo de Dios, nacido de Nuevo y en camino al cielo, pero está viajando en tercera clase. Pablo nos ha hablado a nosotros acerca de tres categorías de hombres. Existe el hombre natural, quien sigue el patrón de Adán y rechaza las cosas del Espíritu. Está el hombre espiritual, quien conoce las cosas de Dios. Y existe el hombre carnal quien conoce las cosas de Dios, sin embargo, en formas significativas aún se caracteriza por la carne. ¿Cuál eres tú?

Pablo mantuvo su enseñanza en lo básico, a pesar de que tenían una visión inflada de su espiritualidad. Ellos creyeron que estaban listos para las “cosas más profundas,” pero ¡no estaban viviendo más profundamente en las cosas básicas que él ya les había predicado! La diferencia entre leche y vianda es una de grado, no de tipo. Cada doctrina que puede ser enseñada en un seminario, puede ser enseñada a niños, aunque no con las mismas palabras. No existen dos Evangelios, uno para los estudiados y otro para los no estudiados; no hay parte del Evangelio que estemos autorizados para guardar de la gente. El problema real era la atracción de los corintios por la “comida chatarra” espiritual, basada en sabiduría y elocuencia del hombre. Estaban tan “llenos” con esta comida chatarra que no eran capaces de la vianda espiritual que Pablo quería darles.

Los cristianos corintios se creían espirituales ellos mismos, pero sus divisiones mostraban que en efecto eran carnales. Era evidencia de carnalidad, de una manera de pensar y vivir carnalmente. Divisiones, celos y contienda en un cuerpo no son solo signos de carnalidad, sino que son los más evidentes entre los corintios. Podríamos haber pensado que Pablo sería más amable con su propio “club de fans.” En lugar de que los halagos golpeen su carne, Pablo denuncio aun a sus propios partidarios. Pablo Y apolos no son en quienes creyeron para salvación; ellos solo les trajeron a Jesús. Entonces ¿cuál era el punto de pelear por cuál de los dos era el mayor? Los obreros cristianos tienen diferentes labores, y ven diferentes resultados. Pero Dios es aquel que hace la obra; quien da el crecimiento. Cuando un granjero planta una semilla, y la riega, él realmente no la hace crecer. El milagro de la vida hace eso. Todo lo que el granjero puede hacer es proveer el ambiente correcto para el crecimiento, y confiar en el milagro de la vida. Nosotros hacemos lo mismo al ministrar a Jesús a otras personas. Algunas personas están frustradas porque solo quieren regar cuando Dios los ha llamado a plantar, o quieren plantar cuando Dios los ha llamado a regar. Otros están frustrados porque quieren hacer que el crecimiento aparezca, cuando solamente Dios puede hacer eso. Productividad real en el ministerio ocurre cuando estamos pacíficamente contentos con lo que Dios no ha llamado a hacer. “Plantó y regó” están en el antiguo tiempo griego aoristo, marcando actos definidos en el pasado; “da el crecimiento” está en el tiempo imperfecto, marcando la obra continuada de Dios. Dios nos ha dado la maravillosa oportunidad de trabajar con Él. No podemos trabajar sin Él, y Él no trabajará sin nosotros (generalmente hablando). ¡Dios te quiere como Su compañero de trabajo! La obra que Pablo hizo con Dios era trabajar “en” el pueblo de Dios. Ellos eran su “campo” (usando la ilustración del granjero plantando y regando), y ellos eran su “edificio” (usando la ilustración del constructor).

Al describir la obra de Pablo entre los corintios, él comienza con una declaración de gracia. Él sabía que su estatus como obrero en el campo de Dios, o en el edificio de Dios, estaba basado en el favor inmerecido de Dios, no en ser merecedor o digno de ello. Es algo exaltado el poder ser un colaborador con Dios. Pero Dios no elige gente exaltada para hacer Su obra. No hay nada en ellos que los haga dignos de ser Sus obreros, es conforme a la gracia de Dios. Cuando Pablo fundó la iglesia en Corinto, él puso el único fundamento que podía echarse: la persona y obra de Jesucristo. Solo hay un fundamento para la iglesia. Si no está fundada en Jesucristo, no es una iglesia del todo. Dios probará la obra de construcción de todos Sus colaboradores. Algunos construyen con cosas preciosas como: oro, plata, piedras preciosas; otros construyen con materiales indignos como: madera, heno, y hojarasca. Mezclar la sabiduría de los hombres con la sabiduría de Dios en la obra de la edificación de la iglesia es como usar capas alternas de paja y mármol en la construcción. La paja puede estar bien, puede tener un lugar (en la granja), pero es un material inadecuado para construir. Del mismo modo, la sabiduría humana y atracciones carnales pueden tener un lugar en la vida, pero no en la edificación de la iglesia. Cuando nuestra obra es probada por Dios, será revelado qué tipo de obra era. Tal y como el fuego destruirá madera, heno, y hojarasca, pero no oro, plata, y piedras preciosas, así la obra de muchos será revelada como nada en ese día. Algunos serán salvos, pero con una vida que fue un desperdicio, y no recibirán una corona para darle a Jesús, para Su gloria (como en Apocalipsis 4:10-11).  Salvo, pero salvo apenas, y salvo sin nada. El fuego no purifica al obrero, prueba su obra. Los católicos romanos usan este pasaje para enseñar el purgatorio, la idea de que cuando morimos, vamos a un lugar donde somos purificados por fuego antes de que vayamos al cielo. La idea del purgatorio no tiene nada que ver con este pasaje, ni nada que ver con cualquier otro pasaje en la Biblia. El purgatorio es estrictamente una invención humana, y niega la obra terminada de Jesús para el creyente. Este pasaje tiene primero aplicación para los líderes cristianos, porque este es el tema de Pablo en contexto. Pero la aplicación se extiende a todo nuestro servicio para Dios.

Pastor Carlos Umaña Comunidad Cristiana Lifehouse.